El presidente de Georgia Mikheil Saakashvili
Fotografía de archivo datada el 2 de junio de 2008 del presidente de Georgia Mikheil Saakashvili en el parlamento de Tbilisi, Georgia. (EFE) EFE
Aviones georgianos Su-25 bombardearon durante la madrugada del viernes Tsjinvali, la capital de la separatista región georgiana de Osetia del Sur, ataque que se cobró al menos 15 muertos, comunicó el Comité de Información y Prensa (CIP) del Gobierno secesionista.

"Varios edificios en el centro de la ciudad están ardiendo", dijo en conversación telefónica un portavoz del CIP.  Además la autoridades de la separatista región georgiana de Osetia del Sur, pidieron hoy a Rusia que defienda a sus ciudadanos.

El presidente de Osetia del Norte, Teimuraz Mamsúrov resultó ileso en el ataque

 Una columna de vehículos que, según los osetas, transportaba ayuda humanitaria a Tsjinvali desde la vecina república rusa de Osetia del Norte, a la que aspiran unirse lo separatistas, también fue bombardeada por aviones georgianos, según informó la agencia rusa Interfax.

El primer ministro de Georgia, Vladímir Gurguenidze, afirmó hoy que "las tropas gubernamentales continuarán sus acciones hasta imponer la paz", en un mensaje transmitido por televisión.

Georgia dice que sus tropas seguirán sus acciones

"Nuestras fuerzas armadas se han visto obligadas a comenzar a restablecer la paz", recalcó el jefe del Gobierno georgiano, quien afirmó que pese a las iniciativas de paz de Georgia "los separatistas abrieron fuego masivo contra aldeas georgianas".

Varios edificios en el centro de la ciudad están ardiendo

En la columna viajaba el presidente de Osetia del Norte, Teimuraz Mamsúrov, quien resultó ileso en el ataque. "Estoy aquí, y puedo decir que la columna fue bombardeada. De momento no puedo decir si hay muertos o heridos, pero lo que sí puedo decir es que los aviones eran Su-25 georgianos", dijo Mamsúrov, citado por Interfax. 

 Durante la noche la separatista Osetia del Sur denunció este viernes nuevos ataques y bombardeos georgianos y un posible asalto a su capital, Tsjinvali, pocas horas después de que el presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, anunciara un alto el fuego unilateral en la zona del conflicto, tras una jornada de intensos tiroteos de los que ambas partes se acusaron mutuamente.