Fernández de la Vega
Fernández de la Vega, durante la rueda de prensa que ofreció en México. (EFE/SERGIO BARRENECHEA) EFE/SERGIO BARRENECHEA
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, condenó este miércoles  "con toda rotundidad" el golpe de Estado militar en Mauritania y expresó su confianza en que se pueda restablecer "cuando antes" la normalidad democrática en este país de África Occidental.

Esperamos que la situación vuelva a la normalidad democrática e institucional

"En nombre del Gobierno de España condenamos y lamentamos con toda rotundidad que el orden constitucional y democrático se haya subvertido", afirmó la vicepresidenta desde Monterrey, en México, al inicio de un desayuno con empresarios mexicanos con intereses en España organizado por el presidente de la cementera Cemex, en el último de día de su estancia en este país en el marco de su gira iberoamericana.

Según De la Vega, el Gobierno confía "al mismo tiempo en que la situación en Mauritania vuelva a la normalidad democrática e institucional cuanto antes y que se proceda de inmediato a la liberación del presidente y el primer ministro" mauritanos. Fuentes gubernamentales indicaron que desde la Embajada en Nuakchott se está contactando con los 150 españoles que se encuentran en este país, de los que 32 son cooperantes, con el fin de ofrecerles asistencia.

Solana pide el restablecimiento

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Javier Solana, pidió el miércoles el "restablecimiento integral de la legalidad institucional" en Mauritania tras el golpe de Estado. El Alto Representante de la UE para la Política Exterior y Seguridad Común está siguiendo de cerca la evolución de la situación en el país africano, según explicó en un comunicado.

Solana está siguiendo de cerca la evolución de la situación en el país africano

Solana recordó que el presidente Sidi Mohamed Uld Cheij Abdallahi fue elegido democráticamente y expresó su apoyo a los esfuerzos emprendidos por la Unión Africana para tratar de resolver la crisis por la vía del diálogo. La Comisión Europea también ha expresado su preocupación por los sucesos, que ponen en peligro una transición democrática "ejemplar", y ha condenado el golpe.

Por su parte el Gobierno de Estados Unidos también condenó el golpe de Estado al afirmar que los militares han "derrocado un gobierno democráticamente elegido". El poder desbancado "ha sido un gobierno democráticamente elegido y constitucional, y condenamos la acción" militar, dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Gonzalo Gallegos, en su rueda de prensa habitual.

Además, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó este miércoles a la restauración del orden constitucional en Mauritania. La portavoz de la ONU, Michele Montás, dijo que Ban "deplora profundamente" la acción de la cúpula militar mauritana en contra de un Gobierno producto de "unas elecciones democráticas con pluripartidistas".