juana chaos
De Juana Chaos, en una huelga de hambre. (ARCHIVO)
Tras un primer 'amago' en la prisión de Melilla, De Juana inició una huelga de hambre en la cárcel de Algeciras (Cádiz) el 7 de agosto de 2006, para reivindicar su excarcelación.

Un mes y medio después, los médicos decidieron
alimentarle de forma forzosa y fue ingresado en el Hospital 12 de Octubre de Madrid hasta que el 8 de octubre abandonó su protesta.

Tras ser condenado a doce años y medio de cárcel por las amenazas terroristas vertidas en Gara, De Juana deja otra vez de ingerir alimentos el 7 de noviembre de 2006. El día 25 de ese mes es de nuevo hospitalizado y el 11 de diciembre se le colocó una sonda nasogástrica para alimentarle.

El 12 de febrero de 2007 el Tribunal Supremo rebajó a tres años de prisión la condena de más de doce que le impuso la Audiencia Nacional.

El centro de la polémica

La segunda huelga de hambre del etarra provocó todo tipo de reacciones políticas y sociales: desde nuevos episodios de violencia callejera en el País Vasco, hasta manifestaciones de las víctimas del terrorismo para pedir que se impidiera su excarcelación.

Las críticas aumentaron con la publicación en febrero en el diario británico 'The Times' de una entrevista y una fotografía del etarra en su cama del hospital, y hasta los sindicatos policiales denunciaron las condiciones "excesivamente permisivas" que tenía el etarra.

En marzo de 2007 fue trasladado al hospital Donostia de San Sebastián donde abandonó la huelga


El 1 de marzo de 2007 fue trasladado al hospital Donostia de San Sebastián donde abandonó la huelga de hambre, y fue clasificado en segundo grado penitenciario. Esto reavivó los enfrentamientos entre el Gobierno y el PP, que acusó al Ejecutivo de pagar un "precio político" a ETA.

El 10 marzo de 2007 el PP reúne en el centro de Madrid a cientos de miles de personas en una manifestación contra la concesión de la prisión atenuada a De Juana; y el 12 de mayo la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) convocó, en plena campaña de las elecciones municipales, a miles de personas en 42 ciudades españolas para reclamar su vuelta a prisión.

El 6 de junio de 2007, un día después del anuncio de ruptura del "alto el fuego permanente" de ETA, De Juana abandonó el hospital donostiarra e ingresó en el centro penitenciario de Aranjuez, donde el pasado mes de febrero se casó con Irati Aranzabal en una ceremonia civil en la que fueron testigos otros dos etarras.

Su salida de la cárcel coincide con una nueva polémica al trascender que su próximo domicilio en San Sebastián está en un barrio, el de Amara, en el que viven varias víctimas del terrorismo.

El pasado 16 de julio, y tras una nueva cadena de protestas sociales y políticas, la Fiscalía pidió el embargo preventivo de su vivienda y, ese mismo día, De Juana comenzó una nueva huelga de hambre por la "inadmisible campaña mediática" contra él y su familia.