El gobierno municipal y Vox aprueban las ordenanzas fiscales para 2020 con voto en contra de PSOE, IU y Podemos

El gobierno de PP y Cs en el Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado este jueves en Pleno Extraordinario las ordenanzas fiscales de 2020, que suponen un impacto de ocho millones de euros, con una bajada en general del 1,92%, con un 1,98% para impuestos y 1,52% para las tasas, para lo que ha contado con el voto favorable de Vox y los votos en contra de PSOE, IU y Podemos, grupos de los que se ha aceptado una enmienda.
José María Bellido con Isabel Albás, Salvador Fuentes y Paula Badanelli
José María Bellido con Isabel Albás, Salvador Fuentes y Paula Badanelli
EUROPA PRESS

En este sentido, el delegado de Hacienda, Salvador Fuentes (PP), ha declarado que "era necesario devolver a los cordobeses el sacrificio que durante muchos años han hecho para sostener las cuentas públicas", al tiempo que ha lamentado que "el 98% de las enmiendas están en contra de la rebaja fiscal".

Entretanto, el alcalde, José María Bellido (PP), ha agradecido este miércoles el trabajo en los últimos dos meses de la Delegación de Hacienda en la elaboración del expediente, que "es complejo, requiere de muchos informes y trabajo, para que además no se ponga en riesgo ningún ingreso, ni servicio público del Consistorio", así como por "las negociaciones que se han llevado a cabo".

Al respecto, ha señalado que "se da un ejemplo de responsabilidad por la ciduad y hacer una apuesta centrada en bajar impuestos, en mejorar la competitividad de las empresas y la economía y la posición económica de las familias".

Asimismo, ha agradecido a Cs su labor, "porque esto requiere de un esfuerzo importantde de coordinación entre el gobierno local y con una forma muy trabajada y dialogada a lo largo del tiempo para cerrar una propuesta concreta", de ahí que haya elogiado "la lealtad".

Igualmente, ha agradecido a Vox que "haya sido exigente, que es bueno", y haber hecho que "no fuera más facil subir impuestos que bajarlos", al tiempo que ha resaltado sus aportaciones al expediente, "que son importantes". A su juicio, el acuerdo entre PP, Cs y Vox da "un horizonte de estabilidad para políticas fiscales de bajar impuestos en los próximos tres ejercicios".

Según ha subrayado Bellido, "los grandes beneficiados son los cordobeses, las empresas, las familias, los que van a heredar en casos de plusvalías y los propietarios de vehículos", entre otros, de forma que "a partir de 2020 hay un escenario fiscal mucho más favorable para las empresas y las familias".

Por su parte, la primera teniente de alcalde, Isabel Albás (Cs), ha elogiado el acuerdo para aprobar las ordenanzas al suponer "bajar los impuestos", entre ello "a las clases medias, a las familias numerosas, a los autónomos", a la vez que "se apuesta por la sostenibilidad con los vehículos híbridos", ha remarcado, para sostener que "éste es el principio de unas ordenanzas fiscales que año tras año van a mejorar Córdoba".

También, ha insitido en que "el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos y con estas ordenanzas se va a demostrar que se van a bajar los impuestos y los servicios públicos se van a mantener con una gran calidad".

Mientras, la portavoz de Vox, Paula Badanelli, ha valorado "la predisposición para llegar al acuerdo" por parte del gobierno, aunque "ha habido momentos complicados, porque desde Vox queríamos una bajada aún mayor", ha admitido, para añadir que entiende "el temor a la hora de abordar una mayor bajada en un primer año sin saber la situación real".

No obstante, ha afirmado que "se ha hecho una apuesta importante por ayudar a las familias a tener más dinero en el bolsillo y posibilitar que los que crean empleo lo hagan más y mejor", al tiempo que ha precisado que "desde Vox se va a hacer una oposición dura y leal, mirando por los intereses de los cordobeses".

LA POSTURA DE PSOE, IU Y PODEMOS

Por contra, la portavoz del PSOE, Isabel Ambrosio, ha manifestado que "éste es el modelo de fiscalidad más injusto que se ha presentado en el Ayuntamiento en la democracia", de manera que "incumple con principios fundamentales" y, a su juicio, "es totalmente regresivo, ataca la moral tributaria y desanima y desmotiva al resto de los cordobeses cuando los beneficiarios son unos pocos".

Así, considera que "establece más desigualdad social y es totalmente obsceno, al más puro estilo de la ultraderecha, donde se benefician solo los más ricos de la ciudad en perjuicio del resto", al tiempo que lo ha tachado de "irresponsable" y "poco transparente", así como "hecho con muy poco rigor".

Igualmente, la viceportavoz de IU Alba Doblas ha dicho que éstas son "las ordenanzas fiscales de Vox, no las del gobierno, porque las propuestas son el terror para los ingresos de esta ciudad", al apuntar que "se suprime gasto e inversión en necesidades para la ciudad y el empleo".

Por ello, ha avisado que "éstas no son las ordenanzas que necesita la ciudadanía, que no se va a ver beneficiada en absoluto la inmensa mayoría", a la vez que "son insolidarias y contrarias a la Constitución".

Y la portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, ha reprochado que "la política que va a seguir este gobierno, con la ayuda de Vox, va a ser siempre en contra de los intereses de las personas que más lo necesitan" durante los próximos tres años, mientras que el edil Juan Alcántara ha lamentado "la sensación de chocar contra un muro de los tres partidos de derecha" y espera que "no sea una política premeditada de acabar con lo público".

LOS NÚMEROS

En concreto, la enmienda aceptada hace referencia a la tasa por prestaciones de servicios y realización de actividades a cargo del área de Seguridad, Movilidad, Transportes y Vía Pública, donde se añade un nuevo supuesto de hecho imponible, con motivo de la realización de la actividad administrativa consistente en efectuar pruebas de sangre u otras que procedan sobre la detección de alcohol y/o drogas, a petición del interesado.

Al respecto, se ha acordado añadir al final "y siempre que el resultado de tal actividad administrativa no resulte contrario a las pruebas que se intentan contrastar", porque "no puede gravarse la acción encaminada a la defensa por una presunción que resulta de un fallo en la prueba no imputable al interesado, y que por ello mismo debe contrastar".

En detalle, el IBI de naturaleza rústica bajará un 7%, con la idea de que en cuatro años se adapte a la media nacional, de 0,65 euros, frente a los 1,22 euros actuales y los 1,13 euros para 2020; en el IBI de naturaleza urbana la rebaja es del 3% para compensar la subida, por el mismo porcentaje, prevista en la actualización de los valores catastrales contemplada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

No obstante, se introducen bonificaciones para familias numerosas, con cuatro tramos, que van en función del valor catastral y de la categoría de familia numerosa -general o especial-.

Por otra parte, el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica bajará un 2,5%, mismo porcentaje que se plantea durante los prroximos años hasta llegar a un descenso total del 10%, mientras que los vehículos híbridos tendrán una bonificación de hasta el 75% y el impuesto a ciclomotores de menos de 125 cc "se baja al mínimo posible por ley", con un 48,42%, de cara a "disuadir el uso del coche en beneficio de los ciclomotores".

Además, el impuesto del incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, las plusvalías, bajará un 10% a lo largo del mandato, con un 2,5% en 2020, si bien para las transacciones de "inter-vivos" la rebaja será del 5% en vez del 3%. En cuanto a las herencias, "se suprimen las horquillas sobre el valor catastral y se va a una reducción general del 95%", por lo que "se bonifica la transmisión de inmuebles a favor de descendientes, adoptados, cónyuges y ascendientes".

El ICIO baja un 10% y la tasa por licencias urbanísticas, un 6,25%, conllevando una rebaja conjunta del 4,96%; la tasa por licencias de actividades y apertura de establecimientos se rebaja al 15%, y la tasa por entradas de vehículos a través de aceras se reduce un 50%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento