El Poble-sec de Barcelona, con el agua al cuello

  • Comerciantes reclaman que se terminen las obras el colector de Vilà i Vilà después de que se les inundaran sus locales.
En el número 25 de Santa Madrona cayó un falso techo.
En el número 25 de Santa Madrona cayó un falso techo.
ELISENDA ROSANAS/ACN

Las fuertes tormentas que han afectado a Catalunya en los últimos días azotaron la ciudad de Barcelona la noche del martes al miércoles pero este jueves los estragos que causaron todavía son visibles en la avenida Paral·lel y alrededores, en el Poble-sec, donde bares y tiendas han amanecido con paredes desconchadas y puertas estropeadas. Son el testimonio de la inundación que sufrió la vía, que arrastró contenedores, tiró al suelo motos estacionadas y obligó a responsables de comercios y establecimientos de restauración a pasarse la noche sacando agua de sus locales. Todo, admite el Ajuntament, por culpa de que aún no están terminadas las obras del colector de la calle Vilà i Vilà, un conducto que se empezó a construir en 2013 y debería haberse acabado en 2016. Tras estas últimas lluvias, comerciantes y vecinos han vuelto a reclamarlo, después de que la zona ya haya vivido cinco episodios de inundaciones entre este año y el pasado.

"Veinte años igual", se ha quejado la dueña del bar el Molino del Paral·lel, que ha mostrado a 20minutos las paredes de su local, sin pintura en la parte inferior debido al agua. Por su parte, un farmacéutico de la Ronda de Sant Pau ha criticado que no se arregle "el problema de la canalización" y ha asegurado que aunque se lo han pedido varias veces al Ajuntament, "es como hablar con las paredes". En la calle Blai, una dependienta de una panadería ha explicado que a ellos se les inunda el patio interior, lo que les obliga a "sacar agua con palas y cubos", y en la calle Margarit, una camarera ha segurado que cuando llueve con intensidad ven como pasa "un río y se lleva siempre los contenedores por delante".

Ante esta situación, el regidor de Emergència Climàtica i Transició Ecològica, Eloi Badia, llamó el miércoles a los grupos municipales a apoyar la propuesta de presupuestos del Consistorio, pues esta incluye una partida para la tercera y última fase de construcción del colector. La segunda estará acabada, dijo, "en los próximos meses".

En la ciudad de Barcelona, no solo en la zona del Paral·lel el temporal ha seguidor dando trabajo, sino también en las playas, donde las brigadas de limpieza municipales han actuado para liberarlas de escombros, troncos, y ramas, después de que el Ajuntament desactivara por la mañana el Plan Básico de Emergencia por el mal estado del mar.

Fuera de la capital catalana, han seguido cortados tramos de carreteras. A las 10.30 horas había 13 interrumpidos, según el Servei Català de Trànsit, sobre todo en vías de Ponent y el Camp de Tarragona. Además, diversos cortes en la red ferroviaria por los daños que provocaron las lluvias han causado retrasos.

Por otro lado, tres centros educativos han estado cerrados: la escuela Siloe de Mollerussa, el instituto de la capital del Pla d’Urgell y la escuela de adultos de Montblanc.

En Riells i Viabrea, unos 700 abonados continuaban sin luz por la mañana y en l’Espluga de Francolí, donde se desbordó el río, el Ajuntament ha aseguido con los trabajos para que todos los vecinos recuperaran los suministros de agua, gas y electricidad, y para restablecer la circulación en las vías afectadas.

Como contrapartida a los destrozos, el temporal, ha informado la Agència Catalana de l’Aigua, ha hecho que los embalses de las cuencas del Ter y el Llobregat hayan pasado del 55% al 59% de su capacidad en solo dos días.

80 efectivos de los Bombers de la Generalitat, de los Mossos d’Esquadra y de Protecció Civil, voluntarios de la Cruz Roja y dos helicópteros han seguido la búsqueda de las cinco personas desaparecidas en el área del río Francolí, en Tarragona, que se desbordó. Han localizado restos de la casa móvil donde vivían en Vilaverd dos de ellas, una madre de 60 años y su hijo de 43.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento