Discapacitados y bebés en cochecito no pueden pasear por media Semana Negra

  • Es casi imposible moverse en silla de ruedas por la zona de la playa de Poniente.
  • La organización instaló unas pasarelas, pero son "estrechas" y no conducen a ningún sitio.
  • Lo denuncia presidente de la Asociación para el Turismo Adaptado en Asturias.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO
Vista general de la Semana Negra.
Vista general de la Semana Negra.
MERCEDES MENÉNDEZ
Casi todos los visitantes que acuden a esta edición de la Semana Negra coinciden en que la zona de Poniente es un marco
más bonito que el anterior (alrededores de El Molinón). Sin embargo, este cambio ha supuesto una
pérdida casi total de accesibilidad para aquellos que no tienen otro remedio que moverse en
silla de ruedas.

Tanto discapacitados como padres con bebés en carritos tienen muy difícil moverse por más de la mitad del recinto, aquella que se asienta sobre la playa de Poniente: las ruedas se atascan en la arena y no giran.

La organización instaló unas pasarelas de plástico, pero «son totalmente insuficientes porque son muy estrechas y no conducen a ningún local, están en tierra de nadie», denuncia Nacho Robles, presidente de la Asociación para la promoción del Turismo Adaptado Asturiano (Aptaa).

Libros ‘con morbo'

La mejores escritores de novela negra siguen llegando a Gijón. La novelista inglesa Anne Perry -popular porque ella misma fue condenada por asesinar a la madre de su mejor amiga con 20 años- negó ayer que su éxito de ventas se deba «al morbo que despierta su vida entre los lectores».

También estuvieron presentes los colombianos Mario Mendoza y Nahum Montt, que pese a considerarse «nietos de García Márquez», no dudarían en enterrar el realismo mágico creado por su maestro.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO

Mostrar comentarios

Códigos Descuento