El Ministerio de Defensa del Reino Unido ha aceptado indemnizar con 2,83 millones de libras (unos 3,5 millones de euros) a un grupo de iraquíes torturados por militares británicos en Basora (sur de Irak) en 2003, informaron este jueves los abogados de las víctimas.

La compensación será compartida por la familia de Baha Mousa, un iraquí que murió en septiembre de ese año cuando se encontraba bajo custodia británica, y otros nueve iraquíes que sufrieron "tortura y malos tratos", añadió la fuente.

Un general se disculpó por el trato horroroso
La decisión se anunció tras
dos días de negociaciones entre los abogados del grupo de iraquíes y el Ministerio de Defensa, informó la firma Leigh Day & Co en un comunicado, en el que señalan que la compensación es para los hijos de Baha Mousa y para las otras víctimas que sufrieron a manos del Ejército británico.

Los letrados precisan que durante las conversaciones un general se disculpó por "el trato horroroso" que sufrieron los iraquíes por parte de militares del Reino Unido.

El Gobierno británico, que calificó de "amistoso" el acuerdo alcanzado, dijo que éste iba acompañado de "una disculpa" y "un reconocimiento de responsabilidad" por parte del Ministerio de Defensa, que sigue a la admisión hecha en marzo pasado por el titular de Defensa, Des Browne, de que las autoridades del Reino Unido estaban dispuestas a asumir su responsabilidad.