Ponerse malo fuera del horario de oficina puede traerle algunos contratiempos a los granadinos que pasen el verano en la ciudad. A partir del 15 de julio, tres centros de salud de la capital cerrarán todos los días por la tarde por obras. En total, se quedarán sin atención sanitaria en horario vespertino los cerca de 74.000 usuarios de Salvador Caballero, Zaidín Sur y Casería de Montijo.

Los pacientes sólo podrán ver a su doctor de cabecera por la mañana. Mantendrán este horario hasta el próximo 1 de septiembre.

Según ha explicado el director del Distrito Sanitario de Granada, Juan Ortiz, se aprovechará la menor demanda estival para acometer obras de ampliación y mejora en el área de atención al usuario de estos centros.

Por norma, los centros de salud deben abrir de 8 a 20 horas todo el año
Además, otros como Albaicín, Cartuja, Almanjáyar o Realejo cerrarán a las 15 ó 17 horas en días alternos. Sin embargo, pese a que la norma autonómica establece que todos los centros de salud deben estar abiertos de 8 a 20 horas todo el curso, algunos de los citados cierran las tardes de los viernes el resto del año, según el responsable del distrito, porque hay «pocos médicos».

Esta situación se contrarresta reforzando los tres Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) que hay en la capital (Zaidín, Gran Capitán y La Chana).

«En verano la población de Granada baja mucho y la demanda en los centros de salud se reduce un 40%. En pediatría baja un 60% y en enfermería a la mitad», asegura Ortiz. Se mantienen los enfermos crónicos y hay menos resfriados.

Más cercanos

Por su parte, la asociación Defensor del Paciente apuesta por mantener los centros de salud abiertos, aunque sea con menos plantilla, ya que son el servicio de referencia y más cercano para el usuario.

«Cerrar los ambulatorios no es la mejor manera de atender al ciudadano», mantiene la presidenta de este colectivo, Carmen Flores. A esta explicación añade la condición de ciudad turística que tiene Granada, que recibe muchos visitantes en verano.

Patologías veraniegas

Igual que la gripe es una patología propia del invierno, hay otras enfermedades que tienen más incidencia en verano. Es el caso de las alergias, las gastroenteristis y determinadas infecciones de las vías respiratorias. Las personas que sufren ansiedad o depresión suelen empeorar porque en verano se descansa menos y peor. Los niños sufren más caídas, brechas, heridas...

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA