Llegada de inmigrantes a Almería
Miembros de la Cruz Roja ayudan a uno de los 34 subsaharianos rescatados hoy tras cinco días a la deriva. (EFE) EFE
De los más de 1.500 inmigrantes que han llegado a las costas andaluzas en lo que va de año, la inmensa mayoría son subsaharianos. La razón, según han explicado fuentes policiales a 20 minutos, es que las mafias los prefieren a los magrebíes porque " están más necesitados y desesperados y son más fáciles de engañar".

No saben nadar porque jamás han visto el mar, ni un lago, ni un río

Los llevan hasta Marruecos o Mauritania y allí los embarcan, previo pago (entre 300 y 1.000 euros) en pateras o zodiac con destino a las costas andaluzas. A diferencia de las mafias magrebíes, que " sí ponían a disposición de la expedición un 'paterista' que conocía el mar", las embarcaciones de subsaharianos "no llevan patrón".

Además, llevan muy poco combustible y apenas agua y comida, lo que supone condenarlos a una muerte casi segura. La Policía Nacional alerta de que, en consecuencia, tragedias como la ocurridas este jueves en aguas de Almería, donde han perdido la vida 15 personas, entre ellas nueve niños, que iban a bordo de una patera a la deriva, "pueden empezar a ser frecuentes".

Sin conocimientos de navegación

Los inmigrantes "no tienen conocimientos de navegación", los motores se pueden parar ante la falta de combustible y las pateras quedan así a la deriva en alta mar, como ocurrió en este último caso. Además, los tripulantes no tienen nociones de mecánica náutica "y una simple avería puede tener un triste desenlace".

El riesgo entre los subsaharianos es aún mayor "porque no saben nadar porque jamás han visto el mar, ni un lago, ni un río donde hayan podido aprender". A esto se suma que muchos han tenido que cruzar el desierto del Sahara "y por eso llegan en un estado de salud tan calamitoso".