Los municipios aragoneses medianos, sobre todo los que tienen entre 2.000 y 10.000 habitantes , son los que más han crecido, un 22,5% de media desde 2002, según el Consejo Económico y Social de Aragón y según ha constatado 20 minutos consultando el padrón municipal de más de 55 localidades.

El mayor aumento lo experimentan los núcleos más cercanos a Zaragoza, que sólo ha crecido un 5% desde 2002. Municipios como Cuarte, María de Huerva y La Muela han duplicado su población con un 131%, 117% y 109% de incremento respectivamente. Otros cascos también han aumentado su número de vecinos, como La Puebla de Alfindén, con un 89%, Cadrete, con un 47% y Utebo, un 31%. Pero también crecen poblaciones que están a más de 50 kilómetros de la capital, como Ricla, con un 20%, Zuera, con el 18% y La Almunia de Doña Godina, con el 17%.

Se está cambiando el modelo de urbanismo y va a continuar
La vivienda, más asequible que en la ciudad, la llegada de familias de pueblos más pequeños que requieren más servicios, y la búsqueda de empleo figuran entre los principales motivos por los que han crecido este tipo de localidades.
 
«Estamos ante un nuevo modelo de ordenación urbana que presumiblemente va a continuar y las empresas se están trasladando a núcleos comunicados», asegura Dioscórides Casquero, director del área de promoción empresarial de la Cámara de Comercio.
 
Algo similar sucede en las provincias de Huesca y de Teruel, aunque los incrementos no son tan elevados. En Huesca, Benasque ha crecido un 17%, desde los 1.725 habitantes de 2002 hasta los 2.080 del año pasado, y Sabiñánigo incrementa su población otro 12%.
 
En Teruel, los incrementos son más bajos. Monreal del Campo, crece un 11,3%, y Alcorisa y Calamocha
aumentan en un 10%.
 
CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD