Agentes forestales de la Unidad de Montes del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife han detectado graves daños en varios ejemplares de arrebol, también conocidos como tajinastes blancos , ubicados en la zona de la Punta de Anaga, dentro del parque rural del mismo nombre.

El ataque podría tener que ver con el tráfico de especies amenazadas.
Los daños descubiertos se han producido mediante el procedimiento de corta y extracción de inflorescencias inmaduras, es decir, de las flores sin fruto y sin semillas. 

Por este motivo, como primera hipótesis, no se ha considerado que el objetivo de esta acción tenga que ver con el expolio y la intención de traficar con especies amenazadas, aunque la investigación continúa abierta y no se descarta ninguna posibilidad.

Raro endemismo local 

El arrebol es un raro endemismo local que se encuentra en la península de Anaga y que florece cada dos años, por lo que este atentado es mucho más grave de lo que pudiera parecer.

Su nombre científico es Echium simplex, es una planta protegida que produce una gran inflorescencia de flores blancas y que puede alcanzar los dos metros de altura.

La principal vulnerabilidad de esta especie radica en que se trata de un endemismo local, es decir una planta exclusiva que se encuentra en pocos enclaves, entre los 50 y 350 metros de altura sobre el nivel del mar de la península de Anaga.

Estas especificidades obligan a una mayor vigilancia de las frágiles poblaciones de arrebol en Anaga.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TENERIFE