La sección tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo ha condenado a J. M. S. a un total de 44 años de prisión por el asesinato de su ex pareja Desireé Prieto y el intento de asesinato del hijo de ambos.

Por el delito de asesinato, el tribunal impone al acusado 25 años de cárcel mientras que por el intento de asesinato del pequeño Cristian S. P., que entonces tenía dos años, le impone 19 años de prisión. Asimismo, el juez también dicta para el condenado la prohibición de aproximarse a su hijo, domicilio o lugar donde se encuentra, así como de comunicarse con él por cualquier medio durante diez años más al de la duración de las penas de prisión.

El acusado también deberá indemnizar al pequeño con casi 132.000 euros por la pérdida de su madre, las lesiones sufridas y la secuelas. A la madre y las hermanas de Desireé Prieto, el asesino deberá pagarles 80.000 euros. Sobre la sentencia cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

La asesinó en su casa

Desireé Prieto fue asesinada y su hijo herido gravemente el 14 de julio de 2006 en la vivienda de su ex pareja en el barrio gijonés de Portuarios.

Desireé Prieto, de 22 años, había dejado a su hijo al cuidado de su ex compañero sentimental y padre del niño para recogerlo cuando saliera de trabajar. A última hora de la tarde de aquel día cuando vio que el hombre y el niño no estaban en la parada de autobús donde solían quedar se dirigió al domicilio del acusado.

Unas horas más tarde, extrañada por el hecho de que su hija y su nieto no regresaban a casa, la madre de Desirée avisó a la Policía. Cuando los agentes accedieron al interior de la vivienda de J. M. S. D., encontraron en el suelo el cadáver de la joven que había sido degollada. El niño estaba gravemente herido por arma blanca y estaba tendido en la cama junto a su padre que presuntamente intentó suicidarse cortándose las venas.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN