El ministerio público pide un año de cárcel para R.P.C. por dos delitos de exhibicionismo y provocación sexual a un menor al que supuestamente le enseñaba sus genitales, motivo por el que la supuesta víctima sufrió trastorno de estrés postraumático, del que ya se ha curado.

Según la calificación provisional del fiscal, sobre las 16.00 horas del 19 de octubre de 2006, el acusado se acercó a esta persona "con el propósito de satisfacer sus deseos sexuales y con conocimiento de su minoría de edad" cuando se encontraba trabajando en un bloque de viviendas de Puente Genil.

Una vez allí, tras conversar con él, le mostró los genitales, al tiempo que se los tocaba de manera que el menor lo pudiera ver. A los pocos minutos volvió con la misma actitud, provocando que el menor se asustara al encontrarse sólo, circunstancia aprovechada, según el fiscal, para realizar su acción.

Hubo tocamientos

Al poco rato, ya en otras dependencias donde el menor se encontraba trabajando, el acusado se acercó a él y le tocó los genitales, lo que motivó que éste saliera del lugar para avisar a un compañero de trabajo que se encontraba allí. Tales hechos son considerados también por el ministerio público como una falta de vejaciones, por lo que añade una multa de 240 euros.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA