Unas 30.000 de las 80.000 toneladas de chapapote que el Prestige dejó en las costas gallegas y en el mar todavía están en el mismo estado en que fueron recogidas hace más de cinco años. Permanecen en balsas en la planta de tratamiento de residuos que la empresa Sogarisa (encargada de la eliminación de estos restos) tiene en As Somozas (A Coruña).

Sin embargo, el resto -más del 60% de los residuos que generó el petrolero que se hundió frente a la costa gallega en noviembre de 2002- ya no existe como chapapote. La moderna planta de Sogarisa permite darle una nueva vida a gran parte de los residuos.

Reciclaje

Según explicaron responsable de la compañía ayer en la Fundación Rodríguez Iglesias de A Coruña (donde se inauguró una exposición sobre los restos del Prestige que estará hasta el 9 de julio), el chapapote recogido se somete a diversos tratamientos hasta reciclarlo casi al 100%.

Gracias a un sistema que se considera puntero en Europa, del chapapote se obtiene arena (para la construcción), agua (que se depura y se evapora), fuel limpio (que sirve como combustible) y plástico reutilizable.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA