La Patata
LA Patata de Nagel en Amorebieta R. B.

El escultor Andrés Nagel, que realizó 'La Patata' para el Ayuntamiento de Amorebieta, recurrirá la sentencia dictada ayer por el titular del Juzgado de lo mercantil número 1 de Bilbao, Edmundo Rodríguez Achútegui, para que "se consagre el derecho moral de los autores de obras".

La resolución judicial obliga al Consistorio vizcaíno a mantener 'La Patata' en el lugar en el que se ubicó, la rotonda de la zona de Zubietxea, para evitar indemnizar al escultor si la cambia de sitio sin su permiso.

Por su parte, Andrés Nagel y la Fundación Arte y Derecho, a través de un comunicado, señalan que, aún cuando la sentencia condena al Ayuntamiento a aceptar la exigencia del escultor para que no se modifique la ubicación, "ha de ser recurrida necesariamente pues el juez no la dicta sobre la base del derecho moral que reconoce la Ley de Propiedad Intelectual a favor del autor, sino exclusivamente sobre los pactos alcanzados en el contrato".

"La escultura no es independiente del espacio para el que fue creada y el autor acordó crearla para que fuera divulgada en ese espacio. La expresión de la creación, es decir, su divulgación, se concibió como "un todo" (espacio y escultura)", apuntan.

En este sentido, recuerdan que el magistrado, "entendiendo que el Ayuntamiento no puede invocar un interés general que limite el derecho moral del autor, sin embargo dicta la sentencia sobre la base del contrato y no sobre la base del derecho moral del autor".

"Es necesario que en España al igual que en otros países europeos, los jueces consagren el derecho moral de los autores de las obras que se divulgan de manera permanente en espacios públicos a exigir que no se modifique su emplazamiento que forma parte de 'un todo' en su concepción", subrayan.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO