El escritor brasileño Paulo Coelho.
El escritor brasileño Paulo Coelho. AFP
El estudio Weinstein, famoso por llevar al cine exitosas novelas como El paciente inglés, llevará a la pantalla el libro El alquimista, del escritor brasileño Paulo Coelho, en una
adaptación de alto presupuesto que será dirigida por Laurence Fishburne, dijo Harvey Weinstein.

Los productores quieren contar con Penélope Cruz
La película de El alquimista costará más de 60 millones de dólares (38,5 millones de euros) y comenzará a ser rodada a finales de la primavera o a comienzo del verano.

Weinstein, un magnate de la industria del cine, ha tenido éxito con adaptaciones literarias como El paciente inglés y El talento de Mr. Ripley.

"Es un libro que verdaderamente me ha inspirado", dijo a los periodistas en el Festival de Cine de Cannes. "Yo lo produciré personalmente. Rara vez produzco películas, como sabéis. Nosotros provocamos que las películas sean producidas", agregó.

La novela de Coelho, que ha vendido unas 30 millones de copias en todo el mundo, narra la historia de Santiago, un chico andaluz que viaja a África en busca de un sueño y se encuentra con un alquimista en el camino.

Laurence Fishburne, quien estará a cargo de la dirección y también ayudará en la elaboración del guión, y ha expresado a través de un vídeo que se sentía como "el hombre con más suerte en el planeta".

Weinstein dijo que había leído anteriormente guiones basados en la novela, y que detestó "cada uno de ellos". No se dieron a conocer detalles sobre el reparto, aunque Weinstein indicó que quería un papel para la actriz española Penélope Cruz, quien se encuentra en Cannes promocionando la cinta de Woody Allen Vicky Cristina Barcelona.

El productor cree que el proyecto podría operar como un "puente hacia Oriente Próximo" y dijo que Coelho emitiría pronto una declaración pública de apoyo a la película.

"Mi lealtad no es para Laurence, mi lealtad no es para mí, no es para otro que no sea Paulo Coelho", afirmó.

La compañía Weinstein posee los derechos de cinematográficos y de televisión sobre la película, y Harvey dijo que utilizaría su tiempo en Cannes para hablar con los distribuidores.