Santiago Abascal, en 'El hormiguero'.
Santiago Abascal, en 'El hormiguero'. ATRESMEDIA

El líder de Vox desestimó la oferta de visitar El hormiguero en las anteriores elecciones, pero para las del 10 de noviembre no ha tenido inconveniente en acudir al programa de Antena 3 para ser entevistado este jueves por Pablo Motos: "No cambieis de canal que esta noche hay movida".

Y es que en los días previos a la entrevista, la visita de Santiago Abascal ha sido muy criticada: "Me han insultado más esta semana que en los últimos 14 años", le dijo el presentador.

En ese momento el político le dio "unos antiinflamatorios para lo que te viene" para, posteriormente, regalarle una botella de aceite. "Pareces Revilla con tanta cosa", comentó Motos.

"¿Te consideras fascista?", le preguntó el presentador. Abascal le miró y le contestó que "no me siento representado cuando me llaman fascista. No soy fascista ni facha", afirmó. Pero Motos insistió y el líder de Vox le comentó que "no tengo la sensación de dar miedo, no me dicen cosas feas por la calle".

También comentaron que rechazó acudir al programa en las anteriores elecciones, y Abascal le contó que "no vine la otra vez porque mi madre me dijo que no hiciera el ridículo, que no bailara porque no lo hice ni en mi boda". Ya añadió que "hoy tampoco me vera".

Todos los temas polémicos

Motos quiso que hablara de su programa electoral de la polémica que le ha rodeado. "Vox no tiene una posición sobre Franco. Lo que se pretende es el derribo de la cruz más grande que hay en el mundo", señaló. También confirmó que "eliminaríamos la Ley de Plazos en caso de aborto"; que los inmigrantes "ni me gustan ni me disgustan, pero a los 'menas' hay que expulsarlos".

Sobre la eutanasia señaló que "con la vida humana no hay que terminar", y que le preocupa que "unas leyes que afectan a casos concretos se conviertan en generales y que terminen en cosas malas". Entonces el presentador le pidió que le explicara por qué una persona que está en la fase de morir dignamente y que está en un momento de agonía, no tiene derecho a hacerlo, y el líder de Vox le contestó que tienen "convicciones distintas".