Los estudiantes de Filosofía que llevan acampados desde el lunes en la calle para protestar por "la paulatina desaparición de esta materia que la Conselleria proyecta en Secundaria" han tenido que mudarse.

Los jóvenes, medio centenar, llevan viviendo y durmiendo al raso (por turnos) desde el lunes en el jardín central de la avenida Blasco Ibáñez de Valencia.

En una semana han recogido 1.500 firmas de apoyo.
En ese tiempo, unas 1.500 personas se han adherido a su causa. Han celebrado debates y han leído y comentado "textos que recuerdan que hoy sigue teniendo sentido estudiar
Filosofía".

Los manifestantes exigían tres horas de Filosofía en primero de Bachillerato y que la Conselleria recule.

Este viernes, varias patrullas de la Policía Local se han personado en el campamento y han ordenado que se desmantelara.

Los jóvenes se han tapado la boca con esparadrapo y han resistido hasta que los agentes les han dicho que, si mantenían su actitud, tendrían que detenerlos.

Finalmente, se han trasladado al jardín de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación cogidos de la mano.

Para los días 20, 21 y 22 de este mes han organizado charlas, una orxatada, un concierto y una manifestación con la que darán por concluida la protesta.