La joven de Atarfe que mató a puñaladas a su concuñada, de 17 años, por una discusión iniciada por un pañal y por los malos olores que generaba en la casa de la víctima, contigua a la de la agresora, el contenedor de basura que usaba, ha sido condenada por la Audiencia de Granada a 12 años y medio de prisión.

La sentencia condena a Vanesa C.H., que tenía 20 años cuando ocurrieron los hechos, en marzo de 2007, como autora de un delito de homicidio con la agravante de abuso de superioridad -por haber usado un cuchillo-, según han informado fuentes del caso.

El fallo ha sido dictado después de que el pasado 8 de mayo el jurado popular que enjuició a la procesada emitiera por mayoría un veredicto de culpabilidad.

Durante la última sesión del juicio, la Fiscalía mantuvo su petición de 12 años de cárcel por homicidio, mientras que las acusaciones particulares, ejercidas por los padres y la pareja de la víctima, solicitaron 20 años por asesinato con las agravantes de parentesco y abuso de superioridad, o 15 si subsidiariamente era considerado homicidio.

La defensa pidió la libre absolución de su clienta y que en caso de que el jurado la declarara culpable, como ocurrió, lo fuera por un delito de lesiones en concurso con otro de homicidio imprudente con las eximentes completas o incompletas de legítima defensa y miedo insuperable.

Durante su declaración ante el tribunal, Vanesa C.H. negó que tuviera intención de dañar a su concuñada y atribuyó su muerte al forcejeo entre ambas, que hizo que se clavara accidentalmente el cuchillo de cocina que portaba cuando salió a arrojar un pañal de uno de sus tres hijos al cubo de la basura que tenía a las puertas de su casa y de cuyos malos olores se quejaba la víctima.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA