Paul McCartney
Paul McCartney durante un concierto. ARCHIVO

De poco han servido las protestas del cantante británico Paul McCartney y las de cientos de activistas para impedir la matanza masiva de canguros que se llevará a cabo en Australia con el fin de proteger al ecosistema y a los animales amenazados por estos marsupiales.

La matanza se realizará de acuerdo con el trato humano y humanitario de los canguros

El Gobierno australiano anunció hoy que reanudará el sacrificio de 400 canguros grises suspendido en abril tras las protestas de los grupos ecologistas. Al parecer, los canguros destruyen el entorno de otras especies en peligro de extinción y esta parece ser la causa que ha llevado a las autoridades a querer controlar sus poblaciones.

Para justificar la masacre controlada, el ministerio de Defensa aseguró que, como el plan de trasladar a los animales resulta demasiado costoso, la alternativa ha sido contratar a empresa que realizará la matanza "de acuerdo con el trato humano y humanitario de los canguros".

Además, un informe de un grupo de científicos asegura que el traslado de los marsupiales es un trabajo difícil, peligroso e inhumano para los propios animales ya que al parece no hay garantías de que sobrevivan en áreas pobladas por otras comunidades.