Pobreza energética
Una madre y su hijo se calientan con una estufa. CRUZ ROJA

Casi 1,5 millones de personas en Cataluña se encontraban en una situación de exclusión social en 2018, según un informe de la Fundación Foessa, impulsada por Càritas. Esto representa el 19,3% de la población catalana, y dentro de este grupo, un 9,6% eran personas que estaban en una situación grave de exclusión social severa, tres décimas más que en 2013, el peor momento de la crisis.

Así lo han señalado desde Càritas durante la presentación de la memoria 2018 de las diócesis con sede en Cataluña y han advertido de que, aunque estemos en un periodo de recuperación económica, indicadores e informes reflejan que la sociedad "está sufriendo una fractura de la cohesión social". El presidente de Càritas Catalunya, Francesc Roig, ha añadido que la sociedad está "polarizada", porque mientras una parte de la población sí se ha recuperado y ha mejorado su situación, otro grupo de personas ha empeorado. 

La precariedad laboral, la exclusión residencial, la salud y el aislamiento son las dificultades principales que Càritas cree que pueden detonar la cronificación de la vulnerabilidad. La vivienda se ha convertido en un motivo de las situaciones de exclusión social en Cataluña, debido a su alto precio.

Además, Càritas ha informado de que una de cada cuatro personas se han visto obligadas a reducir los gastos en suministros debido, entre otros factores, a los altos costes de la vivienda. 

Aún teniendo vivienda, la organización estima que en 2018 la mitad de las personas atendidas se encontraban en una considerada no digna. Esto significa un aumento de 16 puntos respecto el año anterior (34%).

Càritas apuesta por una política de consensos en materia social que establezca como prioridad la garantía al derecho a la vivienda digna para todas las personas. Por eso, la entidad considera que es necesario garantizar que las personas puedan acceder a unos ingresos mínimos que cubran las necesidades básicas.

Ante una crisis que pueda ser inminente, la organización se ha mostrado "preocupada", porque "si en una situación poscrisis tenemos estos datos quiere decir que no se han solucionado muchas cosas" y se podrían volver a repetir errores. 

Por otro lado, Roig ha subrayado la importancia de tener unos presupuestos seguros en materia de políticas públicas para que garanticen la estabilidad "gobierne quien gobierne". 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.