Boris Johnson propone a la UE su oferta final para un acuerdo de "brexit" sin controles en Irlanda del Norte

  • Si Bruselas no acepta dialogar, el Reino Unido "no negociará más hasta que haya abandonado la UE".
  • El plan de Johnson contempla que Irlanda del Norte se mantenga sujeta a las regulaciones del mercado único europeo en cuanto a agricultura, alimentación y productos manufacturados al menos hasta 2025.
  • El Gobierno de Irlanda y los partidos de la oposición ya han descartado la nueva vía que propone Johnson.
Boris Johnson, primer ministros de Reino Unido, sale de Downing Street.
Boris Johnson, primer ministros de Reino Unido, sale de Downing Street.
EFE
El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, remitirá a la Unión Europea (UE) una propuesta de acuerdo sobre "brexit" que permitirá que no haya controles en la frontera de Irlanda del Norte "bajo ninguna circunstancia".

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, remitirá este miércoles a la Unión Europea (UE) una propuesta de acuerdo sobre "brexit" que permitirá que no haya controles en la frontera de Irlanda del Norte "bajo ninguna circunstancia".

"Hoy vamos a presentar en Bruselas lo que creo que son propuestas razonables y constructivas", anunció este miércoles en la clausura del congreso anual del Partido Conservador, donde advirtió de que si la UE no está dispuesta a hacer concesiones en la dirección que espera Londres "la alternativa es que no haya acuerdo".

El líder "tory" afirmó que su oferta, cuyos detalles se conocerán a través del documento que el Gobierno remitirá a las instituciones europeas, protegerá los "actuales arreglos regulatorios para los agricultores y otras empresas a ambos lados de la frontera" irlandesa.

"Al mismo tiempo, permitirá al Reino Unido al completo salir de la Unión Europea, con el control sobre nuestra propia política comercial desde el primer momento", indicó.

Según filtraciones a la prensa británica previas al discurso de Johnson, Londres quiere que Irlanda del Norte cumpla con parte de las normas del mercado único comunitario tras el "brexit", pero que abandone la unión aduanera comunitaria, lo que a priori permitiría a la región participar en futuros acuerdos comerciales que firme el Reino Unido con terceros países.

Ese arreglo, según el Ejecutivo británico, permite que no se levanten barreras en la frontera con la República de Irlanda, tal como exigen los acuerdos de paz firmados en la región en 1998.

La solución tendría sin embargo un límite temporal, y en 2025 el Parlamento autónomo norirlandés podría decidir abandonar su alineación con las normas comunitarias, un escenario que la UE ha rechazado hasta ahora.

Johnson aseguró que su oferta contiene concesiones por parte del Reino Unido. "Espero que nuestros amigos (europeos) lo comprendan y hagan también concesiones por su parte", declaró.

"Si no podemos llegar a un acuerdo por lo que esencialmente es una discusión técnica sobre la naturaleza exacta de los futuros controles fronterizos, cuando la tecnología está mejorando continuamente, entonces, que no haya dudas, la alternativa es que no haya acuerdo", recalcó el primer ministro.

"Ese no es el resultado que queremos, en absoluto, pero déjenme decirles que es un desenlace para el que estamos preparados", esgrimió Johnson, entre aplausos de los centenares de afiliados al Partido Conservador congregados en un centro de conferencias en Manchester (norte de Inglaterra).

El mandatario conservador insistió en que su intención es que el Reino Unido abandone la UE en la fecha prevista por ahora, el 31 de octubre, sin solicitar extensión,a fin de que el Gobierno pueda centrarse en "las prioridades de los ciudadanos".

Buena parte de la intervención de Johnson en el congreso conservador se centró en medidas que espera poner en marcha para mejorar aspectos como la educación, la sanidad, la industria británica y los planes contra el cambio climático. Los británicos "siempre hemos tenido el coraje de ser originales, de hacer las cosas de manera diferente, y ahora estamos a punto de dar otro paso de gigante para lograr algo que nadie pensaba que podríamos hacer", concluyó.

Irlanda dice no

La oferta bautizada como del "tómalo o déjalo" de Boris Johnson a Bruselas está en peligro de morir antes de cruzar al continente, después de que tanto el gobierno como los partidos de oposición en Irlanda la hayan descartado.

Las propuestas del primer ministro fueron descritas como "inviables, inaceptables e ilegales" según la ley interna británica, según The Guardian. "Si esta es la oferta final, entonces no hay ningún acuerdo", adelantó al citado medio un funcionario de la UE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento