'Malaka' y el desprestigio del andaluz

  • Una opinión de Carlos García Miranda, escritor y experto en televisión y cultura pop.
Maggie Civantos en 'Malaka'.
Maggie Civantos en 'Malaka'.
RTVE

Malaka ha sido recibida con entusiasmo por la crítica, pero en las redes sociales sigue despertando comentarios por la inclusión de palabras y modismos malagueños.

No han puesto los subtítulos que pedían algunos intolerantes en Twitter, aunque RTVE lanzó un diccionario malagueño para no perderse ni una línea de diálogo con el que quedó claro que el equipo de la serie ya sabía la que se le venía encima. El partido lo ha ganado la creatividad por muchos goles a cero.

El caso es que Malaka ha sabido construir una historia con andaluces sin toreros, la del servicio o el gracioso del bar que es un vago, estereotipos de la ficción en los que llevan encerrados los del sur desde los anales de la historia.

No pasaría nada si también hubiera banqueros, médicos o catedráticos andaluces, pero con esos personajes no se les asocia porque el acento de Andalucía tiende a juzgarse con clasismo, a pesar de que un lingüista diría que todas las formas de la lengua, dilecto o habla son igual de correctas. Lo necesario es la normalización y representación, algo para lo que el audiovisual tiene poder.

Hay mucho empeño en que la ficción visibilice personajes LGTB o mujeres empoderadas, pero da la sensación de que la voz se alza con menos fuerza cuando el desprestigio se dirige hacia lo andaluz.

La culpa es del llamado hablismo, un tipo de discriminación por el habla y escritura que indigna mucho menos en redes sociales que la del heteropatriarcado. Vivimos en la era de la corrección que impone el respeto por las políticas de la identidad, pero que permite señalar acentos e idiomas como rasgos de incultura.

Esa es una pseudociencia cercana a la xenofobia que reconoce como buena lengua la de las zonas poderosas y errada la de esas en las que falta dinero.

La realidad es que, pese a que Andalucía es la tercera economía por volumen de España, allí hay casi 900.000 personas en paro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento