Operación Bloque
El jefe de la Policía de Coslada, Ginés Jiménez, al salir de comisaría. EFE

Los primeros detenidos por la trama corrupta de Coslada, que ayer fueron suspendidos de sus funciones por el Ayuntamiento, han empezado a declarar ante el juez este domingo. Las detenciones comenzaron el pasado jueves en relación a una trama bautizada como Operación Bloque.

Los decretos de cese de funciones, firmados a petición de la Jefatura Provincial de Policía, consisten en la retirada del arma y placa, así como la prohibición de que los agentes puedan acceder a las dependencias policiales hasta que haya una sentencia firme sobre su implicación en el caso, según han confirmado fuentes municipales.

Alarma social

Por otro lado, el concejal de Seguridad de Coslada, Antonio Murillo, ha asegurado que la intención del equipo de Gobierno municipal es impedir que el oficial jefe detenido, Ginés Jiménez, vuelva a incorporarse a la plantilla de la Policía Local.

"Independientemente de los cargos que se le imputen, no podemos consentir que regrese después de la alarma social que se ha producido y el daño que se ha causado a la imagen de los agentes de la Policía Local en la ciudad", ha señalado Murillo.

Dimisión

Asimismo, el concejal ha indicado que en el caso de que se propusiese su regreso, él presentaría su dimisión "de inmediato". Murillo, actual concejal de Seguridad y Urbanismo, ha adelantado además que el equipo de Gobierno está planteándose desdoblar las concejalías, creando una exclusivamente dedicada a cuestiones de Seguridad, en la que aún no se ha decidido quién podría estar al mando.

"Puede que se decida que yo no siga al frente, pero de momento no voy a dejar todo empantanado, tiraré para adelante y luego ya veremos", ha añadido el edil quien reconoce que el principal problema de lo sucedido "no es que no quisiéramos hacer nada, sino que ninguna corporación ha sabido cómo quitarse de encima a este hombre", refiriéndose al oficial jefe.