La alcaldesa de Gijón, Ana González, junto al presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, y el presidente de El Musel, Laureano Lourido
La alcaldesa de Gijón, Ana González, junto al presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, y el presidente de El Musel, Laureano Lourido EUROPA PRESS

Así lo ha indicado la regidora durante las palabras de bienvenida en la reunión mantenida en este día en Gijón entre los 28 presidentes portuarios y el presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina.

González, en esta línea, ha pedido, al margen de la legitimidad de las aspiraciones de cada puerto, a que no se pierda "nunca" la visión de conjunto, pero tampoco "la sensibilidad para las singularidades", como pueda ser la preservación del equilibrio armónico entre ciudades y territorios o el sentido estratégico en un contexto que es mucho más que local.

La regidora, asimismo, ha destacado cómo el trabajar en una ciudad con puerto de mar imprime un determinado carácter, al tiempo que ha defendido que los puertos configuran por definición "territorios de intercambio, de acogida, de comunicación y brazos abiertos".

Al tiempo, ha incidido en que "el empleo, el tono industrial, el pulso económico y, por tanto, la vitalidad y la calidad de vida en su conjunto no solo de los hinterlands sino de países y continentes enteros dependen de forma directa de lo que sucede en las instalaciones portuarias, de la intensidad y de la forma en las que sucede", ha destacado.

Unido a ello, ha apelado a que el escenario de los puertos es también el de la necesaria "e incluso forzosa",

según ella, buena convivencia, no solo de la tierra y el mar. A este respecto, ha reseñado que en cualquier puerto entran en contacto estructuras urbanas e infraestructuras logísticas, intereses estatales y empresariales, estrategia comercial y geoestrategia, rentabilidad y sostenibilidad, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.