Carretera en Catalunya, colas (ARCHIVO)
Una carretera en Cataluña, en una imagen de archivo. SCT

Las personas que han muerto en accidentes en las carreteras de la provincia de Barcelona este verano, del 21 de junio al 11 de septiembre, han sido 25, casi el doble que en el mismo periodo de 2018, cuando fueron 13, mientras que en las demás demarcaciones catalanas, las de Girona, Lleida y Tarragona, las víctimas mortales han descendido.

Lo han explicado este jueves durante el balance de siniestralidad de la temporada estival en Cataluña el conseller de Interior, Miquel Buch; el jefe de la Comisaría General de Movilidad de la Generalitat, Joan Carles Molinero; y el director del Servei Català de Trànsit, Juli Gendrau; que ha señalado que a pesar de este aumento de los fallecidos en Barcelona, cuyas causas se están analizando, en el conjunto de la comunidad los muertos han descendido casi un 11%, al pasar de 56 a 50 -en Girona han bajado de 13 a 6; en Lleida, de 15 a 8; y en Tarragona, de 15 a 11-.

Sin embargo, Gendrau ha lamentado que los accidentes mortales han crecido un 4,5% este verano en relación al anterior, pues se han registrado 46, dos más que en el del año pasado. "Nos preocupa. No podemos estar satisfechos", ha dicho, mientras que Buch ha señalado que aunque el Govern está "trabajando para reducir" los datos de siniestralidad, es necesaria "la corresponsabilidad de los conductores".

Ambos han apuntado, además, que durante el verano ha habido 10 carreteras que han acumulado más de dos muertos cada una y que la lista la encabeza, con ocho, la A-2, que además es la vía donde más han crecido -la pasada temporada estival registró dos fallecidos-.

El balance de accidentalidad detalla, asimismo, que las víctimas mortales de entre 45 y 54 años, un total de 10, fueron las más numerosas del 21 de junio al 11 de septiembre y que las que más aumentaron en relación al mismo periodo de 2018 resultaron ser las de entre 65 y 74 años, al pasar de una a siete. 

También muestra que de las 50 personas muertas, 20 pertenecían a colectivos vulnerables (13 motoristas, cuatro ciclistas y tres peatones), lo que representa un porcentaje del 40%, 14 puntos superior al del verano anterior (26%), cuando los fallecidos de este grupo fueron 15 de 56.

Por otro lado, los datos señalan que durante esta temporada estival, 22.209 conductores han sido infractores reincidentes, lo que representa un 13,5% de los que han incumplido las normas de circulación, un tanto por ciento que Buch ha considerado excesivo y ante el que ha apostado por "plantear al Gobierno endurecer las sanciones".

Del total de los que han reincidido, la mayoría, 13.071, lo han hecho por exceso de velocidad, y entre ellos ha habido una decena que han sido multados más de 15 veces por superar el límite; cuatro, 20 veces; y uno, 25 veces.

Los Mossos han puesto este verano un 12,5% más de multas que el anterior y han denunciado penalmente a 1.167 conductores, 74 más.

Apuntes

Más de un vehículo implicado. 19 de los 46 accidentes mortales del verano han afectado a un solo vehículo y el resto, 27, a más de uno.

Bajan los muertos en lo que va de año. En lo que va de 2019, 129 personas han fallecido en 122 accidentes mortales. La cifra de muertos es un 12,2% inferior a la del mismo periodo de 2018, pero se ha registrado un siniestro mortal más.

Nuevo helicóptero. Buch ha anunciado que a partir de octubre, el Servei Català de Trànsit contará con un segundo helicóptero para sobrevolar las carreteras.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.