Asesinatos en serie de Hwaseong
Retrato robot del presunto autor de los llamados 'asesinatos en serie de Hwaseong', en Corea del Sur, distribuido en su día por la Policía. Archivo

La policía de Corea del Sur dijo este jueves haber identificado al responsable de los llamados "asesinatos en serie de Hwaseong", un caso que estaba sin resolver desde que conmocionó al país en los años ochenta y que inspiró el aplaudido filme Crónica de un asesino en serie (Memories of Murder, 2003).

Se cree que el sospechoso está relacionado con al menos uno de los diez asesinatos y violaciones registrados entre 1986 y 1991 en torno a la localidad de Hwaseong (a 30 kilómetros al sur de Seúl), según informó la división local de la Agencia Nacional de Policía en informaciones recogidas este jueves por varios medios locales.

El hombre, al que de momento se está llamando "Señor A", tiene más de 50 años y está cumpliendo condena en la ciudad de Busan, al sureste del país, por asesinato y violación cometidos en 1994.

La policía dijo que lo identificó después de que muestras tomadas de la ropa de las víctimas coincidieran con el ADN del hombre.

Operación policial histórica

Entre septiembre de 1986 y abril de 1991 diez mujeres (incluyendo dos menores de edad y dos mujeres de en torno a los 70 años) fueron violadas y estranguladas hasta la muerte empleando un "modus operandi" similar en las cercanías de Hwaseong.

El caso deparó la mayor operación policial de la historia del país y una lista de sospechosos que llegó a superar las 20.000 personas.

Aunque el último de los delitos prescribió en 2006, la policía, que tenía previsto ofrecer una rueda de prensa para aportar más detalles, asegura que seguirá investigando la posible implicación del sospechoso en el resto de asesinatos de Hwaseong.

Además de varias series de televisión, los crímenes inspiraron una obra de teatro que fue adaptada después a la gran pantalla por el director y guionista surcoreano Bong Joon-ho en 2003 con el título Crónica de un asesino en serie (Memories of Murder).

La película de Bong, que con este trabajo ganó la Concha de Plata a la mejor dirección en el Festival de San Sebastián, fue la más vista de aquel año en Corea del Sur con más de 5 millones de espectadores y hoy es considerada un filme de culto.