La baronesa Thyssen presenta, al fin, a sus hijas Carmen y Sabina

  • Carmen y Sabina Thyssen son protagonistas de la portada de '¡Hola!'.
  • Su madre, la baronesa, confiesa en una entrevista los detalles de la adopción y su día a día con las pequeñas.
  • Ambas cumplirán dos años el 6 de julio y tienen nacionalidad estadounidense.
La baronesa Thyssen con sus hijas Carmen (izquierda) y Sabina (derecha).
La baronesa Thyssen con sus hijas Carmen (izquierda) y Sabina (derecha).
HOLA

Carmen tiene los ojos azules y la cabeza llena de rizos. Su hermana Sabina tiene la mirada castaña y el pelo más liso, pero ambas son rubitas como la baronesa y viven en Pink House (casa rosa), un rincón de cuento de hadas que Carmen Cervera ha dedicado a sus hijas en su residencia de Mas Mañanas, en Sant Feliú de Guíxols (Girona), y en el que no falta un piano de color rosa.

20minutos.es ofreció una primera imagen de ellas en un cuadro y ahora, finalmente, y tras mucho misterio, las dos niñas que la baronesa Thyssen adoptó hace casi dos años en Estados Unidos han sido fotografiadas y presentadas a la prensa. Las mellizas Carmen y Sabina Thyssen-Bornemisza se convierten así, con su protagonismo absoluto de la portada de la revista ¡Hola!, en nuevos personajes del papel couché.

Ambas nacieron en Los Angeles y cumplirán dos años el 6 de julio. Son muy distintas entre sí, asegura Carmen Cervera, no sólo en el aspecto físico, sino en su forma de ser. Carmen es más extrovertida y Sabina es más observadora. Ella se ocupa de darles el biberón y todos los mimos que necesitan, y las pequeñas, además de llamarla "mamá", también la llaman "Tita Titen".

Perdió un hijo del barón Thyssen

"Mis hijas me han llenado la vida, aunque ya la tenía llena con mi hijo Borja", aclara la baronesa, asegurando que "el amor es infinito en cada uno de los hijos". En una íntima entrevista realizada por esta publicación, Carmen Cervera confiesa que el barón Thyssen y ella intentaron tener hijos propios al principio de su matrimonio, y que ella perdió a un niño.

Después, maduró la idea de adoptar. Realizó los trámites y esperó el nacimiento de las pequeñas. "A las dos horas de nacer, ya las pude tener en mis brazos", recuerda emocionada.

Sus dos pequeñas tienen pasaporte norteamericano y en el futuro tendrán doble nacionalidad (española/estadounidense).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento