La actuación, que supone una mejora directa de la calidad de suministro para 700 clientes de la zona, va a servir para aumentar la seguridad y la fiabilidad de las instalaciones, automatizar su operación y minimizar el tiempo de reposición en caso de incidencia.

Los nuevos equipos y sistemas, instalados en las líneas de media tensión Aliaga-Miasa, Aliaga-Pitarque y Estercuel-Gargallo, permitirán mejorar la gestión de la red mediante la realización de maniobras a distancia y en tiempo real desde el Centro de Control de Endesa, situado en Zaragoza. De este modo, en caso de incidencia, se reducirán los tiempos de intervención derivados del desplazamiento de brigadas técnicas a la zona.

Las acciones realizadas suponen la continuación de una serie de inversiones efectuadas a lo largo de los últimos ejercicios y forman parte del programa de mejora desarrollado anualmente por la compañía con el objeto de consolidar la calidad de servicio y adaptarse a la evolución de la demanda.

Consulta aquí más noticias de Teruel.