Giuseppe Conte
Giuseppe Conte, primer ministro de Italia. EFE

El nuevo Gobierno italiano de Giuseppe Conte y formado por la coalición del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el Partido Demócrata (PD) ha obtenido este lunes la confianza en la Cámara de los Diputados por 343 votos a favor.

Los votos procedieron principalmente del M5S, el PD y del partido de izquierdas Libres e Iguales, que tiene un ministerio, el de Sanidad; mientras que se pronunciaron en contra 263 diputados, en su mayoría de la ultraderechista Liga, el ultranacionalista Hermanos de Italia y el conservador Forza Italia.

El nuevo Ejecutivo se someterá este martes al voto en el Senado y concluirá el proceso de investidura y también la crisis que abrió en el país el líder de la Liga y exministro del Interior, Matteo Salvini, el pasado 8 de agosto, cuando dio por rota su alianza gubernamental con el Cinco Estrellas.

Una "nueva etapa"

Conte, quien repite al frente del Gobierno ahora con el M5S y el PD tras hacerlo en la alianza entre el Cinco Estrellas y la Liga, ha ofrecido un discurso en la cámara baja en el que dijo que el gabinete inicia una "nueva etapa" y, por ello, revisará las polémicas leyes de seguridad que marcaron la agenda antiinmigración del antiguo ministro de Interior Salvini.

Pidió a la Unión Europea (UE) solidaridad real, y no solo palabras, para afrontar con un plan común el fenómeno de la inmigración y, entre otras cosas, propuso la apertura de "corredores humanitarios".

El primer ministro incidió en la necesidad de que la UE desarrolle un enfoque "no de emergencia, sino estructural", que dé una solución definitiva a este problema y que persiga "la trata de personas y la inmigración ilegal", al tiempo que fomente la integración para los migrantes con derecho a asilo y la repatriación de los que no pueden quedarse en Europa.

En su discurso para pedir la confianza, Conte también sostuvo que la intención de su Ejecutivo es favorecer que Italia desempeñe un papel protagonista en la Unión, a la vez que se respetan los intereses nacionales. "Italia será protagonista de una fase de renovación de la Unión, que pretende construir una Europa más solidaria, más inclusiva, más cercana a los ciudadanos, más atenta a la sostenibilidad ambiental y la cohesión social y territorial", señaló.

"Defender el interés nacional no significa aislarse, (...) sino anteponer el país y no verse condicionado por la presión de los poderes económicos y de las influencias externas", añadió el jefe de Gobierno.

Abogó por mejorar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE, fomentar las inversiones e impulsar un impuesto europeo mínimo para las transacciones a las empresas, con el fin de evitar las evasiones fiscales.

Tres ejes fundamentales

En política exterior, Italia se apoyará en tres ejes fundamentales que son la condición de Estado miembro de la UE, su pertenencia a la OTAN y el mantenimiento de una buena relación con Estados Unidos y la búsqueda de alianzas entre países del Mediterráneo.

En clave nacional, el desafío más inmediato del nuevo Gobierno será la elaboración de unos Presupuestos Generales para 2020 que intentarán "dirigir al país hacia una perspectiva sólida de crecimiento y desarrollo sostenible, incluso en un contexto macroeconómico internacional de profunda incertidumbre".

Conte también manifestó que se revisará el sistema de concesiones de autopistas "sin ninguna ventaja especial a intereses privados", una afirmación que provocó una caída del 1,99 % en las acciones de Atlantia, socia de ACS en Abertis, por la incertidumbre sobre si se retirarán las concesiones a su filial, Autostrade per l'Italia, responsable del mantenimiento y de la gestión del puente que se hundió en Génova el 14 de agosto de 2018 y causó 43 muertos.

"Haremos que el sistema de concesiones sea más eficiente y racional, con una revisión progresiva e inexorable de todo el sistema", apuntó. El Cinco Estrellas prometió durante el anterior Gobierno con la Liga que retiraría las concesiones a Autostrade, pero en el programa político que ha firmado con el PD para su nuevo gabinete conjunto se habla exclusivamente de revisión.

En señal de protesta por este nuevo Ejecutivo, Salvini y Hermanos de Italia organizaron una manifestación a las puertas de la Cámara de los Diputados, a la que acudieron cientos de seguidores con banderas italianas y pancartas a favor de la celebración de comicios anticipados. "En la plaza hay una parte de Italia que creo que representa a la mayoría en el país que pide votar", dijo Salvini a los allí concentrados.

Dentro de la cámara baja, miembros de las dos formaciones ultraderechistas interrumpieron en diversas ocasiones el derecho de réplica de Conte al grito de "elecciones".