Bruselas denuncia a España ante la justicia europea por contaminación de aire
Vista de la contaminación sobre la ciudad de Barcelona. ALEJANDRO GARCÍA / EFE

Al menos 351 personas murieron en Barcelona en 2018 debido a los altos niveles de contaminación atmosférica, una cifra equivalente a la de 2017, según determinan los cálculos de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) que este viernes ha presentado el consistorio en una rueda de prensa.

Así lo ha explicado la concejal de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, que ha comparecido ante los medios, junto a la gerente de la ASPB, Carme Borrell, para dar cuenta de los resultados del informe sobre la calidad del aire de la ciudad que se elabora cada año.

Las muertes estimadas por causa del exceso de partículas contaminantes -en concreto de PM2,5- en Barcelona ascienden hasta las 3.749 si se tiene en cuenta el periodo comprendido entre 2010 y 2018.

"El problema que tenemos no es de episodios puntuales. Es un problema estructural y se requieren soluciones estructurales", ha señalado Tarafa, que ha sentenciado: "La contaminación mata y por ello son necesarias medidas valientes".

En este contexto ha indicado que el consistorio está ultimando la ordenanza que deberá constituir una Zona de Bajas Emisiones y que prevé reducir la circulación de 125.000 vehículos sin etiqueta ambiental.

Según datos la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, las consecuencias de la contaminación en España provocan 10.000 muertes al año, de las cuales 6.000 lo son por óxidos de nitrógeno (NO2), 2.600 por partículas en suspensión, más de 500 por ozono troposférico, y el resto por otros contaminantes ambientales como el dióxido de azufre, el monóxido de carbono o el plomo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.