Andrés Pajares
Andrés Pajares. KORPA

La titular del juzgado de instrucción número 3 de Madrid ha ordenado la libertad con cargos para el actor Andrés Pajares, acusado de un delito de amenazas y dos faltas de lesiones cometidas supuestamente ayer contra los trabajadores de un bufete de abogados de la capital.

La letrada, que ha tomado declaración hoy al actor, ha dictado también como medida cautelar una orden de alejamiento para que Pajares no se acerque a ese bufete de abogados.

Además, el propio pajares ha solicitado su ingreso en un hospital, extremo del que se desconoce si ha sido concedido.

Desde que ayer asaltara disfrazado y de forma violenta un bufette de abogados de la calle Rafael Salgado, ocasionando varios heridos, el popular actor está viviendo las peores horas de su vida.

Llevaba mucha carga encima y ha tenido que explotar de alguna manera"

Un joven, con el que compartió la celda a la que fue trasladado en torno a las dos de la madrugada de hoy, ha declarado al programa Está pasando de Telecinco que el actor estaba fuera de sí, "gritaba que le sacaran de allí, que le faltaba el aire", declara.

Además, según este testigo, Pajares chillaba, golpeaba las paredes, histérico, decía que le faltaba el aire y que llevaba dos días sin comer. Finalmente cayó desmayado, momento en el que la Policía decidió trasladarlo al hospital Gregorio Marañón, de donde salió a las 11 de la mañana rumbo a Plaza de Castilla, donde ha declarado y ha sido examinado por un forense.

Varios familiares y amigos se acercaron al lugar, como su ex mujer Conchi o su hija Eva, que podría haber sido reclamada para hacerse cargo de su padre, en el que caso de que se confirme una enajenación mental, o para gestionar el pago de una posible fianza.

Paloma Cela, una amiga del actor que ha intentado verle en los Juzgados, ha declarado a la prensa que "llevaba mucha carga encima y ha tenido que explotar de alguna manera".