Siete personas, dos de ellas menores de edad, han muerto este domingo en Mallorca a causa de un choque en el aire entre un helicóptero y un ultraligero cuando sobrevolaban el municipio mallorquín de Inca, según ha informado el Consell de Mallorca.

Como consecuencia del accidente aéreo, el más grave ocurrido en la isla, han perdido la vida los tres adultos y dos menores, de 11 y 7 años, que viajaban en el helicóptero y los dos ocupantes del ultraligero, cuyo piloto era un ciudadano valenciano que viajaba con un amigo.

Cuatro de las víctimas del helicóptero son de nacionalidad alemana, un matrimonio y sus dos hijos. La otra víctima es el piloto de nacionalidad italiana.  

El aparato había despegado desde el aeropuerto de Son Bonet, situado a las afueras de Palma y empleado por aviones ligeros.

El helicóptero volaba sin un copiloto dado que este había decidido no ocupar su plaza para dejar sitio a uno de los miembros de la familia, dado que en el aparato solo podían viajar cinco personas.

Según fuentes cercanas a la investigación, la familia alemana tenía intención de compartir una comida con unos amigos en la localidad playera de Camp de Mar, al oeste de Mallorca, y antes pretendían conocer la isla desde el aire.

La prensa local asegura que la familia de turistas alemanes, de apellido Inselkammer, celebraba el cumpleaños del padre con el vuelo en helicóptero. En concreto, el Diario de Mallorca identifica a los fallecidos como August y Christina Inselkammer, con sus hijos Max y Sophie. Su piloto, también fallecido era el italiano Cedric Leoni. Por su parte, en el ultraligero siniestrado iban Juanjo Vidal y Gustavo Serrano.

La colisión tenía lugar hacia las 13:35 horas y a las 15:00 horas estaban trabajando los equipos de los bomberos del Consell de Mallorca para apagar el fuego de los dos aparatos, que caterib sobre el Camí Vell de Costix (Camino Viejo de Costix), a una distancia entre ellos de entre 700 y 1.000 metros y sin causar desperfectos importantes en los caminos transitables.

Tras la colisión en el aire, el helicóptero cayó junto a la piscina de la finca Ca la Veritat, a unos 10 metros de la vivienda, y el matrimonio que reside en ella intentó sofocar el incendio.

Por su parte, el ultraligero cayó en otra propiedad, también a entre 8 y 10 metros de una vivienda, cuyo propietario también fue el primero en combatir el incendio de la aeronave hasta que han llegado los servicios de emergencias.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido. La jueza de guardia llegó al lugar hacia las 16:00 horas para hacer el levantamiento de cadáveres. Los investigadores trabajan con todas las hipótesis abiertas, aunque se apunta a un fallo humano.

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, quien también se desplazó al lugar para seguir las tareas de rescate de las víctimas, expresió su "conmoción" por este accidente en Inca. "Nuestros pensamientos están con las víctimas", aseguró la presidenta balear en su mensaje.

La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, se sumó a las condolencias a los familiares de los siete fallecidos y lamentó desde el lugar de los hechos "un suceso de esta magnitud".

Sobre las causas del accidente y la procedencia de las dos aeronaves, Cladera indecó que "hay que esperar a que se esclarezcan los hechos" pero que está confirmado que han colisionado en el aire, ya que hay varios testigos presenciales: "Hay muchas casas y hay gente que, por la hora que es, han podido visualizar el suceso y nos cuentan que ha sido una colisión en el aire".