Kiko Rivera
Kiko Rivera, en una foto de archivo. GTRES

Este sábado por la noche tenía lugar el evento central de las fiestas de Tuilla, en Langreo (Asturias): un concierto de los Chunguitos y después, una sesión con el DJ Kiko Rivera. Pero el hijo de Isabel Pantoja la lió: dejó plantado al público de la localidad minera. Y todo por un coche mal aparcado.

Cuenta el diarioEl Comercio que los problemas llegaron cuando el mediático pinchadiscos se negó a actuar ante las amenazas del dueño de un coche que impedía el paso de Rivera y su comitiva.

Cuando Rivera y su equipo acudían a la zona del escenario, un coche mal aparcado les impidió el paso. El dueño fue localizado, pero se negó a mover el coche y según el rotativo asturiano, llegó a amenazar al DJ.

Ante estas amenazas, Kiko Rivera y su equipo se fueron sin dar explicaciones. Un DJ local se hizo cargo de la actuación. La comisión de festejos declaró a El Comercio que "no pensamos pagarle por una actuación que no realizó".

En su última publicación en Instagram, numerosos seguidores asturianos del DJ le recriminaron su 'espantada'.

El DJ publicó otro vídeo después, explicando que se fue porque le amenazaron con apuñalarle y matarle.