Tomar drogas y alcohol es ya de por si nocivo para la salud, pero si estas, además, se consumen en plena calle conlleva el riesgo de que la cartera se resienta por la multa.

No en vano, según los últimos datos de la Policía Local en 2007 contabilizó 2.255 multas por consumo de drogas en la calle, unas 1.745 menos que en 2006. En cuanto al alcohol, las cifras también se reducen, 1.209 sanciones que comparadas con el año anterior son 631 menos.

Desde el servicio de drogodependencias del Ayuntamiento explicaron que este descenso se puede deber a muchas causas, «desde que los jóvenes se escondan más a la hora de consumir estupefacientes a que lo hagan en sus propias casas».

Los jóvenes pueden acudir a cursos para evitar la multa

Las 2.255 multas por consumo de drogas en la vía pública abarcan desde la venta de tabaco a menores de edad, consumo de porros a cocaína y otras sustancias.
Con respecto a las sanciones, la de beber en la calle asciende hasta los 150 euros, mientras que consumir cualquier tipo de droga puede llegar a costar hasta 300 euros.

No todos están obligados a pagar, los menores de edad, como explicó Agustín Durán psicólogo del plan de drogodependencias municipal, «tienen la posibilidad de asistir a cursos personalizados en el que se les orienta y explican las consecuencias del consumo de drogas».

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA