Las termitas invaden el claustro del convento de Madre de Dios

  • De las dominicas de la calle San José, en el barrio de Santa Cruz.
  • No tienen dinero para tratarlas ni arreglar la fachada.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA.
Sor Adela despachando en el torno del Convento.
Sor Adela despachando en el torno del Convento.
M.C.

Las doce dominicas que hoy viven en el Convento Madre de Dios de la calle San José no tienen dinero para tratar la plaga de termitas que amenaza el Claustro, ni para arreglar una parte de la fachada del edificio (ver fotos) que está muy deteriorada.

«
Se cae a pedazos. El
Ayuntamiento ya nos ha dicho que la tenemos que arreglar pero no sabemos cómo», dice
Sor Adela, de Granada.

La mitad de las religiosas de esta pequeña congregación son de África. La mayor tiene 97 años y, la más joven 21.

Pese a los problemas que sufre el edificio ellas siguen cumpliendo con sus obligaciones sin dejar de sonreír.

A media mañana, Sor Patricia, de Kenya, atiende el torno. Despacha almendrados, coquitas, avemarías, bienmesabe y, cómo no, magdalenas.

«Son las mejores del mundo. Saben a gloria», dice un fan de esta repostería. En esta casa huele a azúcar, canela, anís... «Hija mía, el olor nos emborracha», dice la hermana Adela, quien agradece la solidaridad de Sevilla.

Detrás de este torno de la vida, se respira mucha paz.

El convento, fundado en 1492, fue declarado monumento histórico-artístico en 1971.

Sin medios para el artesonado

La orden tampoco tiene medios para limpiar el artesonado mudéjar del templo, obra de Barahona, ni el último cuerpo del retablo mayor.

«Limpiamos la iglesia entera dos veces al año pero hay sitios donde no llegamos», se lamenta la religiosa.

Aquí están enterradas la mujer y una hija de Hernán Cortés.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento