'Me voy con el orgullo de haber conseguido un título tan importante como la Copa del Rey, y quisiera destacar que he ganado una experiencia pero he perdido una ilusión', dijo Koeman en un comunicado.

Los valencianos ganaron el miércoles pasado su séptima Copa del Rey tras vencer al Getafe 3-1 en la final, pero fue el único aspecto positivo de una temporada turbulenta en el club levantino.

Koeman llegó a principios de noviembre para sustituir a Quique Sánchez Flores, destituido cuando el equipo luchaba en la Champions League y estaba a sólo cuatro puntos en la tabla del líder de la Liga, el Real Madrid.

El equipo inició entonces una caída libre, terminando último de su grupo de Champions League, y cayéndose de la carrera por el título con cuatro victorias y seis empates en 22 partidos. Ahora están a 33 puntos del Madrid.

Con el apoyo de Juan Soler, accionista mayoritario del equipo, Koeman tomó la polémica decisión de prescindir del capitán David Albelda, el portero Santiago Cañizares y Miguel Ángel Angulo, dejando claro que ninguno de ellos volvería a jugar en el primer equipo esta temporada.

Después el club se gastó 20 millones de euros en enero en los dos nuevos centrocampistas Ever Banega y Hedwiges Maduro, pero el estado de forma de la plantilla no mejoró.

Los disgustados aficionados han pedido que Koeman se fuera, y al terminar la final de la semana pasada podían oírse los coros contra él mientras el equipo celebraba el triunfo.

Tras la reunión de la junta del lunes, el presidente Agustín Morera tomó la cara decisión de despedir no sólo a Koeman, sino también a sus dos asistentes, el director deportivo Miguel Ángel Ruiz y el secretario técnico Antonio Fernández.

El ex jugador Juan Sánchez ha recibido el encargo de empezar a organizar la próxima temporada, y Salvador González 'Voro', otro antiguo jugador, se ha quedado al mando del equipo hasta el final de esta temporada.

Voro tiene una enorme tarea por delante. A sólo dos puntos de la zona de descenso y con cinco partidos por jugar, tiene que levantar la moral de un equipo dividido y decidir si recuperar a Albelda, Cañizares y Angulo. El club ha dicho que tiene 'absoluta libertad para contar con los 25 jugadores de la primera plantilla'.

En cuanto al próximo técnico a largo plazo para el Valencia, los medios han especulado con Marcelino, entrenador del Racing de Santander.