La senadora es la favorita en este estado, pero necesita un triunfo contundente para recuperar terreno sobre Obama y poder así enfrentarse al republicano John McCain en noviembre.

La votación en Pensilvania, las primeras primarias después de seis semanas, acabará a las 8 p.m. EDT (24:00 GMT), y los primeros resultados se conocerán poco después.

La ventaja de 20 puntos que llegó a tener la mujer del ex presidente Bill Clinton se ha reducido a menos de 10 en muchos sondeos en medio de una avalancha de anuncios de la campaña de Obama, que ha gastado mucho más que ella en este estado, pero ambos bandos intentaron rebajar las expectativas.

'No predigo que vayamos a ganar. Predigo que va a estar ajustado y que lo vamos a hacer mucho mejor de lo que la gente cree', dijo Obama en una emisora en Pittsburgh.

Los dos candidatos pasaron el último día de una pelea cada vez más intensa recorriendo el estado en busca de apoyos de última hora.

Clinton lanzó un anuncio que subraya su capacidad para realizar 'el trabajo más duro en el mundo', y mostraba imágenes de Osama bin Laden y de los daños del huracán Katrina.

'Debes estar listo para cualquier cosa, especialmente ahora, con dos guerras, los precios del petróleo por las nubes, y una economía en crisis', dice la voz del narrador. '¿Quién crees que tiene lo que hace falta?'

La campaña de Obama acusó a la senadora de usar 'la política del miedo', y sacaron un anuncio en respuesta. '¿Quién en tiempos difíciles nos unirá, y no usará el miedo y la estrategia para dividirnos?'

Pensilvania supone la fase final del duro duelo entre ambos para conseguir la candidatura. Aún quedan nueve primarias más antes del final, el 3 de junio.

Obama aventaja a Clinton en cantidad de delegados para la convención que el partido celebrará en agosto en Denver, pero ninguno de los dos podrá obtener la candidatura sin el apoyo de los 'súperdelegados', unos 800 miembros del partido que son libres de apoyar a cualquier aspirante.

En vísperas de la votación, Obama obtuvo el respaldo del ácido cineasta Michael Moore, que produjo el documental 'Fahrenheit 911' con una feroz crítica al Gobierno del presidente George W. Bush.

/Por John Whitesides/