Sequía
Sequía EUROPA PRESS/ASAJA - Archivo

El agua almacenada en los embalses peninsulares ha descendido hasta el 50,7%, el volumen más bajo desde principios de marzo de 2018, en que se situaban al 46,91%, a pesar de las precipitaciones registradas en los últimos días.

Desde la semana pasada, los embalses han perdido 894 hectómetros cúbicos (hm³), lo que representa el 1,6% de su capacidad, y almacenan un total de 28.448 hm³.

Según datos facilitados por el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), en los últimos siete días las precipitaciones han afectado considerablemente a toda la península, con la máxima en San Sebastián-Donostia, donde se recogieron 98,8 litros por metro cuadrado (l/m2 ).

Del conjunto de cuencas, tres (Tajo, Guadiana y Guadalquivir) se encuentran por debajo del 50% de su capacidad, mientras que la del Júcar y Segura están ya por debajo del 40 y del 30%, respectivamente.

España llega a agosto con déficit de lluvias

A falta de un día para que comience agosto, el valor medio de las precipitaciones acumuladas en el año hidrológico (del 1 de octubre al 30 de septiembre) registra 483 litros por metro cuadrado, un 26% menos que en el mismo periodo del año anterior.

El déficit de precipitación alcanza ya los 176 litros, y la tendencia apunta a una escasez de lluvia en agosto, lo que incidirá en que el año hidrológico finalice negativo, ha explicado, Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

A día de hoy, las precipitaciones no alcanzan el 75% del valor normal en gran parte de Castilla y León, Madrid, Extremadura, en el oeste de Castilla-La Mancha y Andalucía, en puntos aislados de A Coruña, Huesca, Murcia y Almería y en todas las islas del archipiélago canario salvo Fuerteventura.

En el resto del territorio, excepto en el levante, en una franja que va desde el País Vasco hasta Teruel, en zonas del interior de Cataluña, en el este de Andalucía, en el archipiélago canario, salvo el norte de Gran Canaria, y en el oeste de Mallorca y en Menorca, las precipitaciones se encuentran por debajo de lo normal.

Para revertir la carencia de precipitaciones, septiembre debería ser "extraordinario en lluvias" porque en agosto, aunque se desarrollen episodios tormentosos, no lograrán corregir la escasez de lluvia que arrastramos, ha explicado Del Campo.

Entre el 17 y el 23 de julio las precipitaciones, aunque escasas y tormentosas, se han repartido por la mayor parte del territorio peninsular y los archipiélagos, y las acumulaciones más importantes (hasta 30 litros por metro cuadrado) se han recogido en el interior de León y Barcelona y entre las provincias de Salamanca y Ávila.