Scarlett Johansson ha anunciado que se casa. Y será su tercer matrimonio, ni más ni menos. El novio no es otro que su pareja desde hace dos años, el humorista del Saturday Night Live Colin Jost, para quien sí es su primera boda.

En cambio, la actriz de 34 años es toda una experta en estas lides, pues ha sido toda una Cleopatra en lo que a seducción se refiere. Y es que haciendo un repaso por las conquistas de Scarlett Johansson se puede ver todos los hombres que han caído rendidos a sus pies.

Antes de Colin Jost, de 36 años, con el que comenzó oficialmente su relación en mayo de 2017, la Viuda Negra del universo Marvel estuvo cuatro años casada con Romain Dauriac, con el que inició un romance en 2012.

El periodista francés y la protagonista de Lost in traslation estuvieron juntos hasta 2016, en cuyo verano cortaron, aunque no fuera hasta enero de 2017 que se dio a concoer. Sin embargo, aún mantienen la (tensa) relación debido a la pequeña Rose Dorothy, nacida el 30 de agosto de 2014.

Fue precisamente pocas semanas después de esta ruptura cuando, en la revista Playboy, la actriz daba su gran titular: "La idea del matrimonio es muy romántica, muy bonita, y su práctica puede ser una cosa muy bella. Pero no creo que sea natural ser una persona monógama. Puede que me critiquen por esto".

"Es mucho trabajo", continuó diciendo, "el hecho de que sea tanto trabajo para todo el mundo prueba que no es una cosa natural. Tengo mucho respeto por el matrimonio, pero definitivamente creo que va en contra de algún instinto".

Cuando no sale bien

Algo ha tenido que cambiar pues en su mentalidad, quizá que Jost no se parece demasiado a los anteriores ocupantes de su corazón. Como Nate Taylor, un publicista y coleccionista de arte estadounidense con el que fue vista entre 2011 y 2012 y que, dicen las malas lenguas, la dejó plantada.

Quizá fuera al revés (es mucho más llamativo lo de 'compuesta y sin novio' que la frágil masculinidad de un hombre), pero lo cierto es que Taylor fue después de dos estrellas de Hollywood y quizá quitar el foco mediático de Los Ángeles le vino muy bien.

Porque antes del publicista, Scarlett Johansson tuvo un romance brevísimo con Sean Penn, que llenó los titulares después de que fueran a cenar a la Casa Blanca y que hicieran un viaje juntos a Cabo San Lucas, en México.

Pero, de nuevo, dice que la actriz queria algo más y el actor, de 58 años, no buscaba nada serio. Así que, aunque habían comenzado a verse en la primavera de 2011, para junio ya había cortado.

Claro que la actriz venía de una de sus relaciones más comentadas  y que dio lugar a su primeer matrimonio: Ryan Reynolds. Comenzaron a salir en 2007 y todo fue tan rápido y parecía que iba tan bien que en 2008 ya estaban casados.

Para 2011 estaban divorciados, pero esta etapa dio mucho de sí en la vida de la actriz. No ya porque las fotografías que robaron de su móvil estuvieran dirigidas al actor de Deadpool, sino más bien porque, aunque se guardaron cariño y dieron a entender que no podían continuar juntos por sus agendas, lo cierto es que ella ha dejado ver en alguna entrevista que el intérprete le tenía envidia por su éxito y buscaba la competición dentro del matrimonio.

"Vivir con otro actor es complicado. Tiene que haber un entendimiento real de cómo compartes tu tiempo, especialmente cuando las carreras de las dos personas van al mismo ritmo. O incluso si una persona tiene más éxito que la otra, aquello se convierte en un reto. Ahí es cuando todo se hace competitivo", dijo en Cosmopolitan en 2016.

Primeros años en Hollywood

Lo de las agendas apretadas fue la misma razón por la que cortó con el actor Josh Hartnett, su pareja desde 2005, cuando rodaron juntos La dalia negra, hasta 2007. Después se rumoreó que tuvo un romance con Justin Timberlake, pues apareció en su videoclip What Goes Around/Comes Around Interlude, antes de conocer a Reynolds.

Y antes de Harnett, otros rumores que hubo: Jared Leto, entre 2004 y 2005 (era usual verlos agarrados del brazo por todo Los Ángeles y en diferentes eventos), aunque nunca lo confirmaron; o Patrick Wilson, justo el año anterior, aunque por aquel entonces él tenía 30 primaveras y ella 19 (otros a los que era común verlos asistiendo juntos a galas, entregas y premieres).

Pero sin duda el mejor rumor tiene que ver con ella, Benicio del Toro y un ascensor. Ambos han jugado siempre al despiste con esta historia, como si les hiciera gracia, pero se dijo que tuvieron sexo en el elevador del Hotel Chateau Marmont una noche después de unos premios.

"Por supuesto que conozco a Benicio, es un tipo fabuloso. Por lo visto había alguien con nosotros en aquel ascensor mientras nos lo montábamos, lo cual me aprece un poco antihigiénico", declaró entre risas Johansson el propio 2004 que salió la noticia.

Del Toro recogió el testigo en 2005, en Esquire: "¿Que si alguna vez he tenido sexo con Scarlett Johansson en un ascensor? Me encantaría, sabes... yo... bueno, no sé. Dejemoslo a la imaginación de cada uno: estas cosas han ocurrido antes y volverán a ocurrir. Pero el Chateau Marmont solo tiene ocho plantas: me habria atascado con los botones de la chaqueta en el segundo piso y me habría conseguido quitar la camisa en la séptima".

Entre 2003 y 2004, Scarlett Johansson salió con el aspirante a actor James Holzier, aunque justo antes se rumoreó un romance con Jude Law. Lo único completamente seguro fue su relación con Jack Antonoff, el músico y compositor y guitarrista y baterista de la banda de rock indie Fun. Fue en el instituto y, de hecho, ambos fueron juntos al baile de graduación.