Vacío cósmico
Mapa del enorme vacío que se extiende por nuestro vecindario cósmico. R. BRENT TULLY

Nuevos detalles de la vasta estructura que rodea a nuestra galaxia, la Vía Láctea, han revelado un vasto vacío en nuestro mísmísimo vecindario cósmico.

El universo es un tapiz de congregaciones de galaxias y vastos vacíos. En un nuevo estudio publicado en The Astrophysical Journal, el equipo de Brent Tully, astrónomo del Institute for Astronomy (IfA) de la Universidad de Hawai, aplica las mismas herramientas de un estudio anterior para mapear el tamaño y la forma de una extensa región vacía que llamaron el Vacío Local que bordea la galaxia de la Vía Láctea. Usando las observaciones de los movimientos de las galaxias, deducen la distribución de la masa responsable de ese movimiento y construyen mapas tridimensionales de nuestro Universo local.

Las galaxias no solo se mueven con la expansión general del universo, sino que también responden al tirón gravitacional de sus vecinos y regiones con mucha masa. Como consecuencia, se están moviendo hacia las áreas más densas y alejándose de las regiones con poca masa: los vacíos.

Aunque vivimos en una metrópolis cósmica, en 1987, Tully y Richard Fisher notaron que nuestra galaxia Vía Láctea también está al borde de una extensa región vacía que llamaron el Vacío Local. La existencia del Vacío Local ha sido ampliamente aceptada, pero sigue siendo poco estudiada porque se encuentra detrás del centro de nuestra galaxia y, por lo tanto, está muy oculta a nuestra vista.

Ahora, Tully y su equipo han medido los movimientos de 18.000 galaxias en el compendio de distancias de galaxias de Cosmicflows-3, construyendo un mapa cosmográfico que resalta el límite entre la colección de materia y la ausencia de materia que define el borde del Vacío Local. Utilizaron la misma técnica en 2014 para identificar el alcance total de nuestro supercúmulo doméstico de más de cien mil galaxias, dándole el nombre de Laniakea, que significa "cielo inmenso" en hawaiano.

Durante 30 años, los astrónomos han estado tratando de identificar por qué los movimientos de la Vía Láctea, nuestro vecino más cercano de la galaxia, Andrómeda, y sus vecinos más pequeños se desvían de la expansión general del Universo en más de 600 km/s. El nuevo estudio muestra que aproximadamente la mitad de este movimiento se genera "localmente" a partir de la combinación de una atracción del masivo cercano cúmulo de Virgo y nuestra participación en la expansión del Vacío Local a medida que se vuelve más vacío.