Camarón, en 'First dates'.
Camarón, en 'First dates'. MEDIASET

Con un humor muy especial, Camarón acudió este miércoles a First dates en busca de una chica "que me entre por los ojos, que tenga un poco de culete, un poco de tetas y ya está, soy fácil", comentó entre risas. Añadiendo:"¡Y que sea guapa!".

"Mi vida ha sido un poco dura porque he estado desde los 8 años en un piso de acogida, pero mentalmente soy fuerte", le contó a Carlos Sobera al llegar al restaurante de Cuatro.

El valenciano se inventó un código con el presentador para decirle si le gustaba o no su cita: "Si la chica me gusta te diré azúcar, y si no es mi tipo, sal". En ese momento llegó Noelia, también de Valencia y apasionada de las motos: "Mi pasión por las motos empezó desde muy pequeña porque mi padre es motero".

Cuando ambos se dirigían hacia la mesa, Sobera le preguntó a Camarón: "Qué prefieres para el postre, ¿azúcar o sal?" y Camarón le contestó que "sal", mientras comentaba que "no es mi prototipo" de chica. Además, se justificó diciendo que "yo no soy falso y no puedo decirle que está guapa porque no me ha gustado".

Durante la cena, cuando les llevaron el segundo plato, al joven no se ocurrió otra cosa que decirle a su cita: "Hoy sí que vas a adelgazar...". Con cara de sorpresa, Noelia le contestó: "Perdona, ¿Me hace falta adelgazar?".

En ese momento Camarón se dio cuenta de su error e intento arreglarlo: "No, no, que lo vas a hacer más todavía, no te he dicho gorda en ningún momento. No te enfades". Y para concluir el tema, la valenciana le dijo: "El tema cuerpo no me gusta tocarlo".

Pese a todo, en la decisión final Noelia admitió que sí que quería volver a ver a Camarón, mientras que el joven, como había dejado claro desde el comienzo de la cita, no quiso volver a quedar.