Meghan Markle, duquesa de Sussex, Nueva York
Meghan Markle, la duquesa de Sussex, en Nueva York. GTRES

Lo que viene siendo no ganar para disgustos. Desde luego, si alguna vez hubo una posible reconciliación entre Meghan Markle y su familia paterna, esta cada vez parece más predestinada a algún cajón de la memoria de la duquesa de Sussex, que lo va a cerrar con llave.

Porque no dejan de darle noticias perjudiciales, mala imagen y peores escándalos. El último lo protagoniza su (medio) hermano, Thomas Jr., de quien ha sido revelado un vídeo policial por un arresto tras ser avistado conduciendo bajo evidentes signos de ebriedad.

En un vídeo obtenido por el portal británico Daily Mail TV, Thomas Markle Jr. fue arrestado el 11 de enero de este año, a las 1:30 horas de la madrugada conduciendo borracho en el estado de Oregón.

Los hechos ocurrieron en la ciudad de Grants Pass, al sur del estado de la Costa Oeste y muy cerca de la frontera norte de California, cuando la policía avistó a la furgoneta Chevrolet del hermano de la duquesa superando el límite de velocidad en 20 millas por horas (unos 32 kilómetros por hora).

Al parecer, Thomas Jr. había discutido primero y luego había tenido una pelea con su novia, Darlene Blout, tras lo cual se marchó a apostar a un local con máquinas tragaperras, donde habría consumido el alcohol.

Según el reporte oficial de la policía estatal de Oregón, Thomas Markle Jr. tenía el aliento etílico y tanto el rostro, en especial nariz y mejillas, como los ojos, enrojecidos.

Asimismo, cuando los oficiales le preguntaron acerca de su temeraria forma de conducción, el hermano de Meghan se limitó a responder Whatever ("Lo que sea") así como No way ("De ninguna manera"), tras lo cual los agentes le pidieron la documentación -que sacó con dificultad- y salió del vehículo, tambaleándose.

Tras pedirle que realizara unas posturas para  comprobar su nivel de psicomotricidad, y al no saber realizarlas, se le condujo a la parte delantera del coche patrulla, aunque Markle avanzó cojeando y a punto de perder el equilibrio.

Allí, después de que Thomas Jr. asegure que, entre dos y tres horas antes, únicamente había bebido tres cervezas (versión que luego cambiaría), se le preguntó si estaría dispuesto a someterse a un controlo de alcoholemia y, como se puede ver en el citado vídeo, no tiene ninguna duda en decir que sí.

El resultado fue que dobló la tasa máxima de alcohol en sangre permitida en un adulto en el estado de Oregón, que es de .08 % de concentración de alcohol en sangre, según su sistema de medición.

Tras esto fue arrestado, imágenes que se pueden ver en el vídeo, pues es esposado e introducido en la parte trasera del vehículo policial, y trasladado a un centro de desintoxicación de Grant Pass. Allí pidió poder llamar a su prometida y a su abogado para comunicarles que pasaría la noche en comisaría.

Con todo ello, no sorprende que Meghan Markle no quiera saber nada de la rama paterna de su árbol genealógico, que hasta ahora solo le ha traído problemas. Hace apenas dos semanas, de hecho, su padre se lamentó públicamente de no conocer a su nieto Archie, ya que no fue invitado a su bautizo.