Algunas de las piezas expuestas en el Museo Oficios Antiguos De Monegros.
Algunas de las piezas expuestas en el Museo Oficios Antiguos De Monegros. MUSEO OFICIOS ANTIGUOS DE MONEGROS - Archivo

"El objetivo de este museo es acercar a la gente oficios antiguos que en la actualidad ya no existen o que han cambiado", ha explicado Campoy en declaraciones a Europa Press. Así, el centro consta de tres plantas en las que se muestran oficios, secciones y estancias divididos en casi 120 temáticas.

Los oficios representados en las salas ascienden a un total de 65. Entre ellos destacan el herrero, el cantero, el carpintero, el tonelero, el cristalero, el cerrajero, el soguero, el adobero o el cañicero. Entre las 45 secciones se encuentra el café, la religión, el cine, la lana, el alumbrado, el horno, el chocolate, los niños, el tabaco, el esparto, los pozos o la música.

En cuanto a las estancias, recrean espacios tradicionales de la época como un hogar, una tienda, una peluquería-barbería o una escuela. Parte del piso superior está dedicada al pueblo de Sena y, entre las piezas que se exponen, el promotor de este proyecto ha destacado "dos carros restaurados por uno de los últimos maestros carreteros de la localidad".

Como ha añadido Campoy, son dos las exposiciones que se ofrecen: 'Cerrajería, forja y ornamentación', que reúne sistemas de cerrajería que durante siglos fueron utilizados, como gorroneras, alarmas, pestillos o candados, y 'Llegó la electricidad', una muestra de 700 piezas relacionadas con la llegada de la luz a los pueblos de Monegros y su evolución en el último siglo.

Según ha adelantado el propietario, aparte de las casi 6.000 antigüedades, se está llevando a cabo "una ampliación con 2.000 piezas más, recopilando oficios como el de los zuecos, la alpargatera, la cesteria o el cáñamo".

UNA AFICIÓN COMPARTIDA

El gusto por las antigüedades viene de lejos, cuando ya desde los años 70 el padre de Alejandro recogía objetos y útiles relacionados con los oficios. Campoy decidió seguir con la colección y tuvo la idea de restaurar una casa y habilitarla como un museo abierto al público. Tras 15 años de trabajo, este albañil consiguió hacer realidad este proyecto en 2015, compuesto por las piezas que tanto él como su padre han ido recogiendo, adquiriendo y restaurando.

Su familia y amigos han contribuido a incrementar los fondos de esta colección. Esta iniciativa es, asimismo, un homenaje a los oficios tradicionales entre sus familiares: la albañilería y la barbería.

El Museo de Oficios Antiguos de Monegros se encuentra en una casa

que fue la antigua fonda Felisa y la herrería de Florentín, del matrimonio Florentín Nogués y Felisa Inglán.

Este centro se puede visitar durante todo el año, mediante cita previa por cuatro euros la entrada. Se programan, además, exposiciones temporales y visitas guiadas de una hora de duración.

A su vez, el museo colabora prestando material a colectivos, asociaciones o ayuntamientos para la realización de actividades o ambientación de representaciones teatrales, películas o cortometrajes.

Consulta aquí más noticias de Huesca.