La Guardia Urbana ha multado con 90 euros al joven que circuló con silla de ruedas motorizada por la Ronda Litoral de Barcelona para ir por una vía de acceso prohibido peatonal. Dos semanas después de que se produjera la infracción, el cuerpo policial ha identificado al joven, que tiene unos 30 años y vive en el distrito de Sants-Montjuïc.

Según asegura el subjefe de la Unidad de Investigación y Prevención de la Accidentalidad, David Vázquez, el joven podría haber accedido a la Ronda Litoral por el tramo del paseo de la Zona franca. Una vez concluida la investigación, Vázquez condena una acción que considera "contraria a la convivencia" y que es un "desprecio total" por las normas. "No nos podemos permitir infracciones tan graves como la que hemos visto", apunta Vázquez después de recordar que el año pasado 21 personas murieron por accidentes de tráfico en la ciudad.

La central de coordinación de la Guardia Urbana recibió tres avisos cuando el joven circulaba con la silla de ruedas por la Ronda Litoral, pero en el momento en que llegaron los agentes ya no estaba. Después de que el vídeo llegara a la Unidad de Investigación una vez ya se había difundido por las redes sociales, se procedió a la investigación para identificar al infractor.

Según Vázquez, las inscripciones en la silla de ruedas y el estilo de vestir del joven han sido clave para la identificación del joven, que no es la primera vez que comete infracciones, cosa que también ha facilitado la investigación porque era alguien conocido por la policía. "Todas las informaciones apuntaban a una persona", remarca Vázquez. Una vez identificada por agentes de la Guardia Urbana a casa suya, el joven reconoció los hechos.

Replantearse el uso de la vía

Para el subjefe de la Unidad de Investigación y Prevención de la Accidentalidad, esta infracción obliga a que la ciudadanía se "replantee" el uso de la vía en una ciudad con una movilidad "compleja" y "variada". "Todos los tipos de movilidad tienen que hacer uso de los espacios que se los habilitan", dice Vázquez, que remarca que las personas con sillas de ruedas tienen que circular por vías reservadas a los peatones.

"El año pasado murieron 21 personas en una cosa tan humana como desplazarse al trabajo y en casa", recuerda el subjefe de la Unidad de Investigación y Prevención de la Accidentalidad, que también menciona a las más de 200 personas heridas graves que han sufrido lesiones medulares irreversibles por accidentes de tráfico. "Son acciones que van claramente en contra de la integridad y la seguridad", concluye Vázquez sobre el caso.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.