Reciclaje Sevilla
Contenedores para reciclar en el entorno de Plaza de Armas.  B. R.

En una sociedad cada vez más concienciada por el medio ambiente, Sevilla ha registrado en el último año un incremento de la recogida selectiva de residuos del 21%, según los datos facilitados por el Ayuntamiento a 20minutos. Lo que más separan los sevillanos es el papel y el cartón, que es además lo que más creció en 2018 respecto al año anterior, por detrás solo de los biorresiduos, que han experimentado un aumento bastante significativo.

La colaboración ciudadana ha sido clave en el crecimiento general experimentado en esta materia, según señala el Consistorio hispalense, que apunta también a la instalación de más de 500 nuevos contenedores para reciclaje –con un aumento de los de papel y cartón con dispositivo antiintrusión– y al refuerzo de la recogida "puerta a puerta" en determinados establecimientos comerciales y de restauración. A ello se suma la "prioridad" que el Ayuntamiento ha dado a la recogida selectiva en eventos, como la Feria de Abril, el Festival de las Naciones y las carreras populares.

Vidrio, papel y envases. La empresa municipal de limpieza, Lipasam, recogió en 2018 un total de 333.688 toneladas de residuos en la ciudad, un 2,17% más que durante el ejercicio anterior. De ellas, 29.887 correspondieron a residuos selectivos, cifra que se incrementó un 21% respecto a 2017. Lo que más reciclaron los sevillanos fue el papel y el cartón, con 11.372 toneladas, un 24,5% más que el año anterior. Le siguen el vidrio, con 9.552 toneladas (un 11,2% más) y los envases ligeros (bricks, latas y plásticos), con 7.400 toneladas (un 14,6% más).

Biorresiduos. A los residuos anteriores hay que sumar los biorresiduos para alcanzar las casi 30.000 toneladas recicladas en total en 2018. El año pasado se separaron en la ciudad 1.563 toneladas de materia orgánica, por las 538 de 2017, es decir, un 190% más. El Ayuntamiento destaca el "importante esfuerzo" realizado para extender gradualmente la recogida de este tipo de residuo. Además de incrementarla entre los grandes generadores –mercados, hospitales y hoteles–, también se ha empezado a recoger materia orgánica de manera selectiva en el barrio de Sevilla Este y en algunas zonas del Casco Antiguo.

Muebles y enseres. Además de los residuos mencionados, Lipasam recogió el año pasado 17.838 toneladas de muebles y enseres, por las 11.781 de 2016, es decir, un 51,4% más en dos años. Esto supuso algo más de 611.500 artículos, de los cuales solo 58.411 (un 9,6%) se recogieron previa solicitud de los ciudadanos. La petición de recogida de muebles, que es gratuita, se hace a través del 010.

Puntos limpios. Los sevillanos depositaron el año pasado en los cuatro puntos limpios de la ciudad un total de 24.695 toneladas de residuos, un 1% más que en 2017. Esto supuso más de 160.000 entradas de productos, lo que se traduce en una media de 514 usuarios diarios.

Nuevos vehículos. Lipasam acaba de incorporar 24 nuevos vehículos, con una inversión de 2,3 millones de euros, con el objetivo de incrementar la flota, ir renovando progresivamente los equipos más antiguos y reforzar tanto la limpieza en los barrios como el reciclaje. Los nuevos vehículos son once barredoras, dos camiones portacontenedores para la retirada de residuos en los puntos limpios, cinco autocompactadoras para residuos y seis camiones brigadas para la retirada de muebles.

Contenedores. La ciudad cuenta con más de 14.200 contenedores de residuos orgánicos, papel, vidrio y envases. El primer contenedor de vidrio se colocó a finales del año 1986, mientras que no fue hasta 1992 cuando se instaló el primero de papel y cartón y hasta 1997 el de envases.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.