Audiencia Provincial de Huelva./archivo
Audiencia Provincial de Huelva./archivo EUROPA PRESS/ARCHIVO

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha iniciado un procedimiento judicial contra este organismo, dependiente de la Administración General del Estado, ya que los hechos apuntan a que "se trata de un caso de acoso y persecución sindical por acorralar a un funcionario".

En un comunicado, el sindicato ha explicado que tras la elección del trabajador afectado como representante sindical de CSIF en la AEAT "se procedió a cesarlo del puesto de trabajo que ocupaba desde noviembre de 2017".

Precisamente, el pasado mes de mayo, una vez concluido el proceso electoral en la Agencia Tributaria y tras ser nombrado delegado de CSIF, fue cuando se produjo el mencionado cambio de puesto de trabajo. Se da la circunstancia, además, de que meses antes de esta decisión el cargo superior había manifestado su queja porque este funcionario (como delegado sindical) hiciera uso del crédito horario del que disponía para atender sus funciones como representante de los trabajadores.

En su demanda, CSIF especifica que este cargo "decía abiertamente que este tiempo dedicado a labores sindicales eran horas perdidas, como si se tratara de una actividad delictiva, mermando el clima de normalidad que existía hasta entonces".

El cese del funcionario implicado supuso su traslado del área de Recaudación al Puesto de Notificación, una decisión que se comunicó verbalmente, sin oficialidad por escrito ni resolución administrativa. CSIF explica que estos cambios de puestos de trabajo siguen un procedimiento reglado y, en este caso, "la AEAT ha obviado todos los cauces legales para ello" y no ha dado ningún tipo de explicación o motivación para ello, ya que otros compañeros incluso habían solicitado ese puesto.

"Estas circunstancias se agravan ya que el nuevo cargo del funcionario le ocasiona un grave perjuicio dada su especial situación de salud familiar, que la propia administración conoce y reconoce", una circunstancia por la que CSIF asegura en su demanda que se trata de una "sanción encubierta" o "represalia administrativa" a este trabajador por haber resultado elegido representante sindical.

"El nuevo puesto no sólo le dificulta la conciliación familiar sino que además le limita sus labores sindicales", han remarcado desde el sindicato, lo que está provocando "una grave situación de estrés y acorralamiento laboral y, a la vista de los síntomas que padece, es posible que exista una afectación a su salud física y mental". CSIF habla de indefensión y califica el proceso como un "auténtico procedimiento sancionador", por lo que ha solicitado en su demanda como medida cautelar la suspensión de la adscripción al nuevo puesto de trabajo.

Al respecto, el sindicato ha informado de que se ha llegado a este procedimiento judicial tras mantener varias reuniones con representantes de la AEAT sin obtener ningún tipo de "respuesta" ni manifestar voluntad alguna para negociar o mejorar la situación del trabajador y ha asegurado que se trata de "la política antisindical" de esta Administración ya que hay otras actuaciones, como "la ocultación del panel informativo de los sindicatos con máquinas, que así lo atestiguan".

A esta demanda se le unirá como acción reivindicativa una concentración de protesta a las puertas de la Agencia Tributaria el próximo viernes 19 de julio.

Consulta aquí más noticias de Huelva.