Colección Stella McCartney
Una de las propuestas de Stella McCartney, hija del beatle Paul McCartney, en la Semana de la Moda de París. Efe

Stella McCartney, pionera de la moda sostenible y sin crueldad animal, comenta durante una entrevista que no es "fan" de limpiar la ropa.

Después de estar años en el Savile Row de Londres (la sastería más chic de la ciudad) como estudiante de moda, McCartney aprendió que no es necesario limpiar todo lo que tienes. "La regla de un traje a medida es que no lo limpies. No lo toques. Dejas que la suciedad se seque y la cepillas", comenta la hija de Paul McCartney.

La diseñadora explicó a The Guardian cómo esto lo aplica a su rutina diaria: "Básicamente es una regla general en la vida: si no tienes que limpiar absolutamente nada, no lo limpies".

"No me cambio de sujetador todos los días ni echo cosas a la lavadora porque esten usadas. Soy muy escrupulosa con mi higiene personal, pero no soy fanática de la limpieza en seco ni de ninguna limpieza", prosigue.

La sostenibilidad es fundamental para la marca de McCartney, pero su postura ética y medioambiental en la moda hace que el proceso de diseño sea mucho más difícil. Por ejemplo, le llevó una década producir un zapato sin usar PVC.

La británica ha desterrado de sus colecciones materiales como el cuero, la piel y el PVC, que describe como "cancerosos para las personas que trabajan con ellos" además de ser un residuo que "termina contaminando los ríos" porque las fábricas están construidas sobre ellos.