Valentín e Isabel, en 'First dates'.
Valentín e Isabel, en 'First dates'. MEDIASET

Si algo destacó en la cita entre Isabel y Valentín este miércoles en First dates fue la falta de conexión entre ambos, que desembocó en el rechazo absoluto de los dos a la hora de tener una segunda cita.

El primero en llegar al restaurante de Cuatro fue Valentín, que explicó su actual estado de sobrepeso: "Antes hacía deporte, sobre todo taekwondo. Cuando vino la crisis dejé de practicarlo para que mi hija pudiera bailar ya que no podía mantener las dos cosas económicamente. Me olvidé de mí y a la vista está".

Carlos Sobera le preguntó sobre cómo le gustaban las mujeres, y el barcelonés le contestó que "quiero a una mujer que me quiera y desee estar conmigo. Me gustan más bien fuertes, no muy delgadas, amables, respetuosas, educadas...".

Al rato llegó su cita, Isabel, que reconoció verle que "de entrada, físicamente, es una persona que no me ha gustado". Y añadió: "Estoy en el programa por mi hija, que fue la que me apuntó".

Durante la cena, la barcelonesa dejó muy claro por su actitud hacia Valentín que su relación no tendría futuro fuera del local del programa, pero, aun así, Valentín continuó con la cena educadamente.

Pese a todo, Isabel le dejó caer algún comentario que no le gustó, como por ejemplo cuando hablaron de sus aficiones y él le dijo que no le gustaba la playa, que prefería la montaña: "Para mí es una persona muy sosa. Está siempre en casa, no hace nada... Dice que le gusta la montaña, creo que le gusta más estar haciendo 'sofing' y ya está", comentó Isabel.

En la decisión final, Valentín le reconoció que "hemos tenido una buena conversación, pero has tenido momentos en los que has sido bastante agresiva conmigo". Ella le contestó que si había sido cuando "te he dicho que eras soso o poco detallista por no haberme traído una rosa a la cena y porque no te has dado ceuenta de que llvaba el colgante al revés, ¿no?". Esos detalles dejaron al barcelonés "un poquito fuera de juego y han sido cosas que no me han llegado a gustar mucho". Por esas razones, ninguno de los dos quiso volver a verse.