Según ha informado la Fiscalía en nota de prensa, en la madruga del 11 de enero de 2017, la acusada, que tenía problemas con la comunidad de propietarios del edificio donde vivía, en Avilés, comenzó a pegar voces, manifestando que, antes de que la echaran, quemaba el edificio con los vecinos dentro.

Aproximadamente a las 3.15 horas provocó efectivamente un incendio, quemando unos papeles en el rellano del piso en el que vivía, el primero del edificio, incendio que fue extinguido casi inmediatamente al percatarse de lo sucedido el presidente de la comunidad.

Se produjeron daños por valor de 4.658,50 euros, que fueron abonados por la compañía aseguradora, que ha renunciado al ejercicio de las acciones civiles.

Consulta aquí más noticias de Asturias.